Vitaldent condenada a indemnizar a una paciente

Un Juzgado de Valladolid condena a Vitaldent a indemnizar con 11.000 euros a una paciente por las secuelas sufridas a raíz de una operación para implantar una dentadura

Clinica Vitaldent en la calle Labradores en Valladolid /

La clínica Vitaldent deberá indemnizar con más de 11.000 euros a una paciente vallisoletana, Carmen T.T., por las secuelas sufridas a raíz de que acudiera a la misma en enero de 2016 para colocarse una dentadura fija atornillada, tanto en la arcada superior como en la inferior, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Así lo ha acordado una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Valladolid que condena a Viltadent, Maren Odontología S.L, sita en Santa Clara número 6 de la capital, a resarcir económicamente a la paciente, quien en este caso ha estado representada por la Plataforma Afectados por Cadenas Dentales (Afecade).

La demandante acudió a la clínica para implantarse dentadura fija atornillada, aunque durante la cirugía practicada, que obligó a rajar el paladar de la paciente, se comprobó entonces que la mujer carecía de hueso suficiente para la colocación de la prótesis dental, por lo que se optó por cerrar la abertura mediante puntos de sutura.

A partir de este momento comenzó la pesadilla de Carmen T.T. y su periplo de idas y venidas a la clínica, sin éxito finalmente, para intentar poner remedio a su situación.

Y es que desde entonces la demandante, sin dientes, se ha visto imposibilitada de llevar una vida normal, al no poder realizar funciones tan básicas como comer, hablar o relacionarse con otras personas por vergüenza, a lo que se suma la falta de sensibilidad en parte de su cara. Ni siquiera puede ponerse bufanda y abrigarse bien, ya que cualquier contacto con el tejido la provoca daño en el labio que es insoportable.

Tras la demanda correspondiente presentada a principios de junio de 2017 y el juicio, el Juzgado de Primera Instancia número 1 condena a la clínica--debe indemnizar con 11.182 euros--al considerar probada la existencia de una relación de causalidad entre los síntomas que refiere la paciente y la lesión en el canal del nervio tras la perforación del hueso, según reconocen todos los peritos y los TAC que se practicaron a la actora.

A más abundamiento, la sentencia, contra la que cabe recurso, hace referencia a un informe del odontólogo del centro de salud a cuya consulta acudió la mujer el 10 de marzo de 2016 en el que el facultativo refiere que observa un implante tocando el nervio inferior izquierdo. "Es decir, con independencia de que pudieran haberse practicado otras pruebas más objetivas sobre la afectación del nervio, con las antes expuestas puede afirmarse esa afectación como causa de las parestesias que refiere la demandante".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?