"No somos conscientes de que cada pequeña decisión marcará nuestra vida"

Hablamos con la Silvia Marsó que protagoniza y produce la obra "24 horas en la vida de una mujer" un espectáculo musical adaptación de la novela de Stefan Zweig

Aprender en 24 horas más que en toda una vida. Ese es uno de los temas que trata '24 horas en la vida de una mujer', una obra dirigida por Ignacio García a través de la novela de Stefan Zweig que lleva el mismo nombre. Silvia Marsó protagoniza y produce esta obra que vuelve a Madrid, al Teatro Infanta Isabel, tras haber pasado por diferentes ciudades de España.

La señora C es una mujer aristócrata, con una vida marcada desde la cuna queda viuda, a partir de ese momento decide viajar por Europa para vencer a la depresión y en un momento determinado conoce a un joven (interpretado por Felipe Ansola), eso cambiará la vida de ambos. Un giro de 180 grados que viene de una decisión.La gran reflexión está al final de la obra, cuando ella es anciana. Es el motor que me ha hecho producir este espectáculo. El momento en el que desde la vejez da una lección de vida”.

AUDIO

Esa obra se enmarca en los años 20, una mujer viuda, con una educación rígida y victoriana. “Estamos muy condicionados, poder apartar todos esos condicionantes y decir: quiero vivir es muy difícil”. Una vida marcada en la que tomar decisiones nunca había sido necesario. Montecarlo supondrá para ella un primer aliento, allí empezará a vivir por primera vez.

Hay un paralelismo entre las dos caras del ser humano: esa parte mística, la que tiene que ver con la fe, y la parte más natural, la primaria donde las personas se dejan llevar por la pasión, esto es lo que aprenderá con ese joven. “No somos conscientes de jóvenes de cada pequeña decisión, es el efecto mariposa, lo que decides hoy te va a condicionar el resto de tu vida y no lo sabes”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?