¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sin gol no hay paraíso

El Eibar pierde en Ipurua contra el Alavés, en un derbi marcado por el tempranero gol de Guidetti al que los armeros respondieron con muchos centros al área, pero sin puntería alguna

Rodrigo Ely protesta una acción de ataque del Eibar mientras Kike Garía se lamenta por un mal remate / ()

Continúa estancado el Eibar. Quedó demostrado en el derbi vasco de Ipurua contra un Alavés que sigue su camino hacia una permanencia merecida y segura. No es que los armeros hicieran un mal partido, es que les faltó lo más importante: el gol. Y sin gol, ya saben, no hay paraíso. Que se lo pregunten a Guidetti, que pudo celebrar por todo lo alto su cumpleaños con un golazo que vale tres puntos. Porque ese gol tempranero del sueco marcó el resto del derbi vasco de Ipurua. A partir de ahí, los vitorianos se limitaron a defender muy bien su renta, mientras los armeros lo intentaban con centros constantes sobre la portería de Pacheco, pero que apenas encontraron rematador. Y así llegó un resultado lógico, la victoria del Aalavés en Eibar.

Estancados están los ameros porque son ya seis las jornadas seguidas sin ganar. Demasiados partidos que le están impidiendo dar ese salto de calidad para creerse de verdad que pueden pelar por Europa. Porque a pesar de todo, siguen a la misma distancia del séptimo clasificado. Y por abajo tiene todo el trabajo hecho. Quizá eso es lo que le está pesando, ese bajón de intensidad por haber logrado ya el objetivo de la temporada. Aunque viendo el partido frente al Alavés, eso puede quedar descartado, por mucho que sea algo inherente al ser humano, relajarse tras muchas semanas de tensión acumulada. Contra los babazorros mejoró el Eibar la imagen que dio ante el Betis, y para nada dio esa sensación. Pero se perdió, y no pudo romper la mala dinámica del último mes y medio.

Enfrente estuvo un Alavés que va cerrando poco a poco, y de forma segura, la salvación en esta temporada que empezó pintando muy mal, pero que se ha encarrilado tan bien que ya tienen casi hecho el objetivo del curso. Los vitorianos dieron toda una lección de cómo defender un resultado y cómo no dar aire al rival para que te genere ocasiones. En ataque apenas aparecieron, pero el trabajo de Laguardi y Rodrigo Ely fue para enmarcar. Kike García acabó desesperado. Lo peor, las lesiones de Orellana, Arbilla y Sobrino, que terminaron tocados el encuentro y son duda para los partidos de entre semana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?