Últimas noticias Hemeroteca

Vía libre para la operación ‘Madrid Nuevo Norte’: más vivienda pública y menos edificabilidad

Ayuntamiento, Fomento y DCN pactan el desarrollo urbanístico de la Castellana cuya edificabilidad será de 2,6 millones de m², 700.000 menos de lo previsto por Botella en la antigua ‘operación Chamartín’ y una reducción de casi 170.000 m² sobre el acuerdo de julio, que permitirá la construcción de unas 10.500 viviendas

Íñigo de la Serna y Manuela Carmena, tras la presentación del plan el 27 de julio de 2017 /

Ayuntamiento de Madrid, Ministerio de Fomento-Adif y la sociedad DCN, Distrito Castellana Norte (BBVA), han llegado finalmente a un acuerdo para el impulso de ‘Madrid Nuevo Norte’. Las tres partes han negociado de forma intensa desde que el 27 de julio de 2017 sentaron las bases de ese futuro desarrollo del que se viene hablando desde hace más de 25 años, cuando fue concebido como ‘operación Chamartín’.

Los ejes del proyecto, con unas dimensiones mucho reducidas al rebajarse todavía más la edificabilidad, son la prolongación de la Castellana, no por encima de la M-30 en cuanto a actuaciones públicas; la creación de un gran espacio peatonal entre Sinesio Delgado y el Nudo Norte soterrando parte del tráfico; la remodelación de la Estación de Chamartín, con una gran fachada oeste; y la creación de un Centro de Negocios.

Características generales

La edificabilidad total será finalmente, incluyendo la de carácter lucrativo en el ámbito de la estación, próxima a 2.662.500 m², frente a los 3.371.000 m² del plan parcial elaborado por el Partido Popular. Esto supone una reducción global de 708.500m² respecto a lo previsto en 2015 y de 167.500 m² en relación al marco de consenso presentado el pasado mes de julio por la alcaldesa, Manuela Carmena; el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna; y Antonio Béjar, presidente de DCN (sociedad formada por el banco BBVA y la constructora San José).

Esto significa que donde el Gobierno municipal de Ana Botella (PP) dibujó unas 19.000 casas, ahora habrá entorno a 10.500 viviendas, según el plan acordado por Carmena junto al ministro de la Serna y el promotor privado.

Habrá menos edificabilidad y también más vivienda pública. El Ayuntamiento recibirá unas 4.000 viviendas (2.200 protegidas y 1.800 libres) que se destinarán a las familias que más lo necesiten en alquiler social. "Garantizamos el retorno de las plusvalías urbanísticas en forma de vivienda pública", ha explicado el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

Lo que toca ahora es iniciar los trámites para la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOUM). La documentación se registró ayer, está previsto que la aprobación inicial puede llevarse a cabo en julio y que a finales de año concluya su tramitación. Dado que es preciso modificar el Plan General, será necesario el visto bueno de la Comunidad de Madrid.

Las obras comenzarán entre uno y cuatro años desde la aprobación definitiva del plan. Será el "proyecto con más apoyo del Ayuntamiento", ha vaticinado Calvo, que también da por hecho contará con un "consenso unánime", incluidos los concejales de Ahora Madrid que hasta la fecha se han mostrado más críticos con este gran desarrollo urbanístico.

Datos edificabilidad

El nuevo plan, según informa el Ministerio de Fomento, propone la construcción de unas 10.510 viviendas. De ellas un 20% serán protegidas (unas 2.100) frente al 10% del total que exige la actual Ley del Suelo. Al sur de la M-30 el uso mayoritario será terciario de oficinas (1.220.000 m²) muy vinculado a la propia estación de Chamartín, manteniendo una presencia complementaria de viviendas (260.000 m²).

Al norte de la M-30, el uso mayoritario será residencial: 715.030 m² en Fuencarral-Malmea-Tres Olivos (7.150 viviendas) y 75.700 m2 en la zona de las Tablas (757viviendas). También contará con presencia localizada de actividad económica, 251.225m2 en Fuencarral-Malmea-Tres Olivos y 140.610 m² en la zona de Las Tablas, como extensión natural de las áreas ya existentes (Valverde, carretera industrial de Burgos) dando continuidad a la actividad económica del centro de negocios en la zona de Malmea. Los 1.220.000 m² destinados a oficinas, al sur de Calle 30, se dividirán en 1.040.000 m² edificables para el Centro de Negocios y 180.000 m2 edificables dentro de la propia estación.

   Actuaciones singulares propuestas

Peatonalización de la Castellana. Aunque no pertenece al ámbito de actuación, se propondrá la creación de un gran espacio peatonal en la zona norte de la Castellana, entre la intersección con Sinesio Delgado y el nudo norte de la M-30, soterrando para ello la mayor parte del tráfico rodado que discurre por esta zona. Se conformará así una gran plaza que permitirá la integración en un solo ámbito de las cuatro torres actuales con el futuro Centro de Negocios a los que se sumará una dotación tan importante como el hospital de La Paz que podrá tener una fachada totalmente peatonal a la Castellana.

• Fachada oeste para la Estación de Chamartín. En la nueva ordenación se plantea la creación de una gran plaza de acceso por su lado oeste. “Será de esta forma la fachada a la ciudad de la nueva estación prevista para el siglo XXI”, según fuentes municipales. Esta plaza se configurará sobre una plataforma de grandes dimensiones que permitirá el tráfico rodado y peatonal, y contará con una estación de autobuses complementaria a la actual de la plaza de Castilla. Junto con el metro y la propia estación, conformaran el mayor nodo de comunicaciones de España: confluirán dos líneas de metro, autobuses urbanos e interurbanos, además de los trenes de AVE, largo recorrido y cercanías de la estación de Chamartín.

• Infraestructuras viarias y de transporte. El Ayuntamiento de Madrid mantiene su compromiso de asumir la remodelación de los nudos norte de la M-30 y Fuencarral. Los sistemas y modelos de transporte “se adaptarán para garantizar una movilidad sostenible, basada en el transporte público, en relación a los usos y edificabilidades previstos, posibilitando la ampliación de las líneas de Metro de manera integrada con la ordenación”.

• Estaciones de cercanías. Se potenciará la actual estación de cercanías de Fuencarral “integrándola en los nuevos desarrollos de una forma armónica y dotándola de un aparcamiento disuasorio para vehículos”. También se ha acordado reservar espacio para una nueva estación, más al sur, por si en el futuro fuese necesario.

Diferencias con el ‘plan de Botella’

• No habrá prolongación de Castellana al norte de Calle 30. El plan que dejó preparado el PP planteaba la “prolongación artificiosa de la Castellana generando la segregación urbana de la Colonia Virgen de Begoña, Polígono B y Casco de Fuencarral”. Lo que se propone ahora es la finalización del Paseo de Castellana “en su contacto con Calle 30 mediante la generación de un nuevo espacio urbano”, que es donde estará el límite de las actuaciones públicas. Y todo esto, “articulando al norte de Calle 30 una estructura urbana que integra Colonia Virgen de Begoña, Polígono B y Casco de Fuencarral con los nuevos desarrollos mediante la creación de suelos dotacionales y un Parque Lineal que se prolonga hasta Mauricio Legendre, reforzando su papel como nuevo eje medioambiental”.

• La Estación de Chamartín tendrá una mayor relevancia. El proyecto de la anterior alcaldesa postergaba las actuaciones sobre la Estación de Chamartín y no desarrollaba su potencial de nodo de trasporte público. Madrid Nuevo Norte articula ahora el gran Centro de Negocios Chamartín (1.220.000 m² de edificabilidad terciaria) entorno al potencial de trasporte público de la Estación de Chamartín que se convierte en el eje vertebrador de la trasformación urbanística al sur de Calle 30.

• Se renuncia a una intervención fuera de escala en relación Calle 30. El plan de 2015 planteaba unas obras sobre la M30, para la prolongación del Paseo de la Castellana, con “importantes inversiones y afecciones que no mejoraban ni su funcionalidad ni su integración urbana”. Ahora, se “renuncia a esta afección” y se mejora mediante una “actuación directa municipal”.

• Transporte más sostenible frente a la dependencia del vehículo privado. En 2015 se localizaban los usos terciarios entorno al Nudo Norte de Calle 30 con una fuerte dependencia del vehículo privado. El plan propuesto ahora “vincula el Centro de Negocios Chamartín a la propia estación y a los sistemas de movilidad pública asociados, al tiempo que limita las plazas de aparcamiento privadas de los usos terciarios a 0,5 plazas por cada 100 m². Una ley de 2001 establece un mínimo de 1,5 plazas con posibilidad de su reducción por razones de congestión o densidad.

Centro de Negocios

Al sur de la M-30, se ubicará el gran Centro de Negocios en el entorno de la Estación de Chamartín y junto al nuevo intercambiador de transporte con Metro, Cercanías y líneas de autobús. La integración de las distintas modalidades de transporte “facilitará que se pueda garantizar la movilidad sostenible de todos las futuros usuarios y vecinos de este entorno que dispondrán de diferentes estaciones y paradas de transporte público”.

En la propuesta acordada por las tres partes se fija finalmente la edificabilidad para este uso de la siguiente forma: se asignan 1.040.000 m² edificables para ese gran Centro de Negocios, que se ampliarán con otros 180.000 m² edificables para construir dentro del ámbito de la propia estación. La reforma y modernización de la estación de Chamartín aparece como uno de los puntos clave del nuevo plan.

"Acuerdo histórico"

Durante su intervención en los desayunos informativos organizados por Europa Press, el ministro de Fomento ha explicado este martes que el plan se desarrollará en cuatro ámbitos, en lugar de los cinco iniciales planteados en julio de 2017.

De la Serna ha asegurado que ayer "se produjo un paso muy importante" para la ciudad de Madrid, para la Comunidad de Madrid y para el conjunto del país con el registro del inicio del trámite para modificar el PGOU con un documento "cerrado" y pactado en el que se ha trabajado de manera "intensa" y "discreta" entre todas las partes implicadas.

"Madrid no puede perder esta oportunidad", además de subrayar la "transcendencia histórica" para la capital y para el conjunto del país de esta actuación urbanística, ha indicado el ministro de Fomento, que también ha animado a los grupos políticos con representación en el Pleno municipal para que apoyen el acuerdo.

  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?