¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dos orejas Manzanares y una Talavante, lo mejor para la resaca de lo de El Juli

El alicantino y el extremeño aprovecharon los mejores toros, segundo y tercero, del encierro de Cuvillo. Castella se fue de vacío

José María Manzanares en la vuelta al ruedo tras cortar las dos orejas al primer toro de su lote /

La resaca tras el histórico triunfo de El Juli en la tarde del Lunes de Farolillos ha sido más llevadera en este Martes de Feria gracias a las dos orejas que logró Manzanares ante el segundo toro de la tarde y la que cortó Talavante en el tercero, los dos mejores ejemplares de un encierro de Núñez del Cuvillo en que el francés Sebastián Castella se fue finalmente de vacío.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de la Real Maestranza. Martes, 17 de abril de 2018. Octavo festejo de la Feria de Abril, noveno de abono.

Se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo, justos de presentación y desiguales de juego. Sin emoción el primero, un gran toro el segundo, bueno también el manso tercero, sosito el cuarto, justo de fuerza aunque potable el quinto y sin humillar el sexto.

Sebastián Castella, de azul marino y oro, silencio tras aviso y ovación tras aviso.

José María Manzanares, de grana y oro, dos orejas y ovación.

Alejandro Talavante, de pizarra y oro, una oreja y silencio tras aviso.

Cuadrillas: José Chacón saludó tras banderillear al primero.

Incidencias: La plaza registró un lleno de "no hay localidades" en tarde primaveral.

Precisamente Castella abrió plaza con un toro que tuvo cierta nobleza, pero ayuno de emoción. Buenas las verónicas con una rodilla en tierra y el quite de cinco chicuelinas y media de remate, pero nada con la muleta antes de los dos pinchazos y la estocada trasera y tendida final. Al cuarto también lo lanceó con gusto de capa y, después, el mansito pareció muletero hasta el punto de que el francés lo brindó al respetable para empezar en los medios con varios muletazos cambiados por la espalda. A partir de ahí el toro fue cada vez más sosito y el torero acabó pegándose un arrimón que fue ovacionado tras dos pinchazos y una estocada.

Manzanares cuajó al primer toro de su lote, de nombre Encendido, para el que un sector del público pidió la vuelta al ruedo en el arrastre. Para ello, las verónicas de recibo fueron templadas como las chicuelinas del quite y los delantales del que hizo Talavante. Con la muleta series sobresalientes por ambos pitones, destacando los larguísimos pases de pecho y un cambio de mano ligado a un natural eterno. Una estocada recibiendo pusieron las dos orejas en manos del alicantino. El quinto, al que recibió con una larga cambiada de rodillas en el tercio, tuvo poca fuerza y, de hecho, lo protestó el público, pero la potabilidad suficiente para que Manzanares rozara la Puerta del Príncipe tras una pulcra labor. Un pinchazo con un descabello le privaron de redondear el triunfo.

Talavante regresaba a la Maestranza veinticuatro horas después de ser arrollado por el huracán Juli y lo cierto es que respondió al envite. Su primero manseó en el caballo y amagó con rajarse, pero rompió a embestir en la muleta del extremeño que brilló en el toreo sobre la mano izquierda. Tras una certera estocada de la que salió feamente prendido, el premio fue de una oreja. En el sexto, despertamos cuando Valentín Luján fue cogido en banderillas, por fortuna si consecuencias gracias al capote salvador de Manzanares. Un toro este que fue y vino, pero siempre sin humillar y al que Talavante despachó de dos pinchazos, media y ocho descabellos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?