¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Cuando el acusado se presenta como víctima

La defensa del marido de Benita Núñez reconoce que le asestó las puñaladas mortales pero solicita su absolución alegando “legítima defensa”

El juicio por el asesinato de Benita Núñez se celebra en la Audiencia Provincial de Burgos /

Veintiún meses exactos después de que en la madrugada del 17 de julio de 2016 Benita Núñez, vecina de Aranda de 50 años fuera asesinada en su propio domicilio, este martes 17 de abril ha dado comienzo en la Audiencia Provincial de Burgos y con jurado popular el juicio contra su marido, acusado de haberle asestado las puñaladas mortales. Y en la primera jornada de este proceso la versión que ha expresado el abogado del encausado no puede ser más diferente de las escuchadas hasta ahora por Fiscalía y acusación.

La primera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Burgos contra el marido de Benita Núñez, acusado de su asesinato, permite imaginar cuál será la estrategia de su defensa. Su abogado se ha esforzado en presentar al acusado como una víctima. “El que sufría violencia de género era él”, ha llegado a afirmar, solicitando al jurado popular que hoy se ha constituido para decidir sobre este caso que no se criminalice al acusado por ser hombre porque “no todo lo que le ocurre a una mujer es violencia de género”.

Abundando en este argumento el abogado defensor ha relatado que la mujer ejercía una relación de dominio en la pareja, poniendo como ejemplo que no dejaba al acusado que viera siquiera a sus familiares. Ha afirmado incluso que practicaba brujería contra él “colocándole cuchillos bajo la almohada o sal”. En este contexto es en el que el abogado defensor ha insertado su versión de los hechos, según la cual fue la mujer asesinada la que atacó al acusado con un cuchillo. Según la defensa ella no estaba de acuerdo con las medidas que el juez había fijado en la separación matrimonial, cuya sentencia se había dictado poco antes del crimen. Ha asegurado que la cuantía de la pensión compensatoria y la valoración de las viviendas familiares fueron las que suscitaron mayor controversia en una discusión durante la cual, siempre según la versión de la defensa, el acusado solo trató de defenderse del ataque de su mujer, aunque acabó asestando las puñaladas mortales sin ser consciente de cómo ocurrió. Por este motivo el letrado que defiende al procesado apela a la legítima defensa como eximente y por tanto solicita la absolución. Según Burgos Conecta el abogado también ha pedido que se tenga en cuenta como atenuante el consumo de alcohol y medicamentos ya que su defendido estaba en tratamiento psicológico a consecuencia de la relación de superioridad que la víctima mantenía respecto a él, y que nunca tuvo ánimo de matar a su exmujer. Según este medio digital el abogado ha concluido asegurando que “él fue el agredido y, si no se hubiera defendido, habría sido la víctima.”

En poco se parece esta versión a la de las distintas acusaciones, pública, particular y popular. Como ya había expresado en su escrito de calificación, la Fiscalía considera que fue el acusado quien accedió a la vivienda la que ya no era titular con unas llaves que todavía mantenía en su poder y esperó a que llegara su exmujer. En el transcurso de la fuerte discusión que se desencadenó después fue el hombre quien cogió un cuchillo de cocina y se lo clavó repetidas veces a la mujer, poniendo en evidencia la desproporción entre las tres heridas superficiales que presentaba el acusado y las 25 que tenía la víctima, parte de ellas defensivas en las manos, dos muy graves y una mortal. La representante del ministerio público, de nuevo según Burgos Conecta ha indicado que, según los informes forenses, las heridas que presentó el presunto agresor no serían defensivas e incluso podrían ser autoinfligidas.

Por su parte el abogado que representa a la familia de Benita ha apuntalado también una versión muy distinta a la relatada por la defensa. Este letrado ha asegurado que era la mujer la que estaba anulada por su marido, de quien había intentado separarse años antes sin llegar a hacerlo “porque le tenía miedo”.

Mañana miércoles 18 de abril se reanuda el juicio con la declaración del acusado, quien ha permanecido durante esta primera sesión aparentemente tranquilo hasta que su abogado ha comenzado a relatar la supuesta dominación que ejercía sobre él su mujer, momento en el que se ha echado a llorar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?