¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Tomás Egea, el artista interdisciplinar que dibujó la modernidad

La obra de Egea, fallecido en enero, se expone hasta agosto en la Sala Vimcorsa en una muestra que permitirá dimensionar a este pintor, dibujante y escultor que se situó en el centro de la vanguardia artística

Tomás Egea /

83 años tenía Tomas Egea cuando falleció en enero de 2018. Había nacido en 1933 en Madrid y se había criado en Murcia, pero estuvo vinculado a Córdoba desde los años 50 donde vivió con la también artista Lola Valera. Pintor, diseñador, dibujante, ilustrador y escultor, se situó en el centro de la vanguardia artística: cerca de los arquitectos Rafael de la Hoz y Gerardo Olivares, cerca de Equipo 57, o del psiquiatra Carlos Castilla del Pino.

Pasear por la ciudad en busca de su obra, dispersa por toda Córdoba, sería un sano ejercicio: en el Hotel Los Gallos, el Banco Coca, cuyo mural se recuperó y se puede ver ahora en Rabanales, la Facultad de Medicina, el Palacio de La Merced (el Mascaron del reloj de sol, o el pirograbado sobre cuero del interior del ascensor, el retablo cerámico de la Iglesia de Miralbaida, intervenciones en la Iglesia de Santiago, o en comercios una farmacia en Santos Mártires o decenas de hoteles en toda España, especialmente en la Costa del Sol. La obra es tan extensa que ha sido irremediable hacer una selección para la exposición que desde este 3 de mayo y hasta el 26 de agosto será visitable en la Sala Vimcorsa.

Su comisario, Jesús Alcaide, ha destacado la importancia del trabajo realizado por el propio Tomás Egea en el diseño de esta muestra que repasa 50 años de obra. 250 piezas en total, que sirven de muestra para acercarse a este artista interdisciplinar. Alcaide ha venido a la radio acompañado de Lola Egea, la hija del artista, y que ha reconocido que su padre era “muy tratable, una persona muy llevadera y con un humor muy agudo”. Eso “también está en su obra”, añade, quien ha “vivido en paralelo a la gestación de su obra”. La exposición contará con reproducciones de algunas de las obras ya desaparecidas o trasladadas, incluso la animación de la conferencia que impartió Rafael de la Hoz en México y que él interpretó a través del dibujo.

Fachada del ya desaparecido Banco Coca, en Córdoba. / IAPH

Entre sus cosas encontraron, por ejemplo, un boceto para un cartel de Feria de 1984 que nunca llegó a realizarse. El cartel de las Fiestas de Mayo de este año 2018 es una interpretación de ese boceto, por parte de Paco Domínguez, y Zum Creativos.

Boceto para cartel de la Feria de Nuestra Señora de la Salud de 1984 en el que se ha basado el cartel del Mayo Festivo de 2018. / TOMÁS EGEA

Tomas Egea fue expulsado como profesor de la Escuela de Artes y Oficios porque había participado en una exposición antifranquista en Italia. Fue determinante su formación en los 50 en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Colaboró con revistas como Molinete, Blanco y Negro, Bibi Fricotin o Le Rire; fue portadista, cartelista, ilustrador de libros.

El arquitecto Gerardo Olivares ha destacado el carácter polifacético de Tomás Egea pero ha insistido en sus grandes dotes como pintor. Sin embargo, a Egea “no le interesó”, porque éste se sentía dibujante y aportaba el humor a su obra. Olivares recuerda a Rafael de la Hoz que “fue el primero en introducir a artistas en sus obras, porque la arquitectura no lo era todo”. El caso de Egea era singular porque “le podías encargar cualquier cosa”, “hablábamos unos minutos sobre la idea del proyecto y al día siguiente se presentaba con unos bocetos y era lo que precisamente queríamos”.

En Córdoba Hoy por Hoy hemos conversado con ellos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?