Tranquilidad en el momento clave

El Cádiz se juega en estos cuatro partidos entrar en la fase de ascenso en un mal momento de resultados, siete semanas sin ganar

Alex y Servando dos jugadores claves en el Cádiz /

Llegó el mes de las comuniones, el momento clave de la temporada. Donde se deciden las cosas. Y el Cádiz, que ya logró su objetivo inicial con la salvación pelea por cotas mayores y repetir los logros de la pasada temporada. Para eso los amarillos deben cambiar la dinámica, son ya seis partidos sin ganar y el colchón con los perseguidores se acaba

El debate es recurrente en el entorno cadista. Con la base de que la temporada es buena al lograrse la permanencia, hay quien piensa que al equipo hay que exigirle más y quien casi entregó la cuchara con los 50 puntos. Algo que no pasa en el vestuario amarillo. Ahí la ambición y la ilusión son máximas. Muchos jugadores se fueron muy tocados con el empate ante el Albacete, hay rabia. Se quiere ganar porque el siguiente objetivo está cerca. Por eso de puertas para adentro. se busca mejorar y se hace autocrítica. Nadie se para, son muchas jornadas en las posiciones de privilegios como para perder el sitio ahora.

Lo que hace el Cádiz tiene mérito, porque la segunda es muy larga, pero la plantilla cadista no está formada por zopencos que no saben jugar al fútbol. Más allá del límite salarial, Huesca, Zaragoza y Numancia están por debajo de los amarillos por ejemplo, el equipo cadista tiene futbolistas como Álvaro, Salvi, Keco, Barral, Cifuentes, Perea o Abdullah con nivel suficiente para tener al equipo donde está sin ser un milagro. Por supuesto que tiene lagunas, y que el mercado invernal no ayudó demasiado a dar el empujón definitivo.

Álvaro Cervera merece capítulo al margen. Será recordado siempre por el ascenso a segunda. Ese lleva su nombre con letras de oro. También, su trabajo esta temporada y la pasada son de nota, pero eso no significa que no cometa errores, y que se puedan decir sin menoscabar su valía. Tanto daño hacen los que lo critican todo como los que dejan pasar hasta lo evidente.

Es momento de tener tranquilidad, de pelear por cosas bonitas como es la posibilidad de ascender a Primera. Incluso de sufrir por lograr el objetivo, teniendo en cuenta que quien sufre de verdad son los que están peleando por descender a Segunda B, ¡eso sí que es un sufrimiento!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?