DESALADORAS

José V. Guinot: "El abaratamiento del coste del agua se conseguiría con un trasvase del Ebro"

El presidente de FEPAC-ASAJA Castellón dice que el coste del agua desalada es inasumible para el agricultor

El presidente de FEPAC-ASAJA, José Vicente Guinot, en Hoy por Hoy Castellón /

El presidente de la Federación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Castellón (FEPAC-ASAJA), José Vicente Guinot, asegura que el precio que hay que pagar por las desaladoras es inasumible y que el abaratamiento del coste se podría conseguir con el trasvase del Ebro.

El presidente de la organización agraria ha pasado por Hoy por Hoy Castellón y ha explicado que las desaladoras son una tecnología interesante pero en estos momentos, el coste es tan elevado que es inviable para el consumo agrario. El agricultor tendría que pagar cinco veces más por usar el agua desalada y por tanto hay que buscar otra solución.

Guinot asegura que la provincia de Castellón tiene un problema evidente de abastecimiento de agua para regar los cultivos y que si no se ponen en marcha las desaladoras por el coste que supone para los que van a hacer uso de esos recursos hídricos, la administración debe plantear un trasvase de agua a los embalses que daría el agua que necesita la provincia. José Vicente Guinot apuesta por un trasvase del Ebro, porque "el coste del agua sería mucho más barato que el que pueden ofrecer en estos momentos las desaladoras". En este sentido, ha afirmado que en estos debates no cabe la política, sino que es cuestión de "solidaridad entre pueblos". 

Sobre la falta de agua en momentos puntuales, desde FEPAC ASAJA ya propusieron hace cuatro años en el Ministerio un Plan de Microembalses pero por el momento no se ha contemplado.

Las desaladoras, un gasto inasumible para los pequeños municipios 

Moncofa, Cabanes y Xilxes se niegan a pagar los costes del consumo de agua de las desaladoras y de la amortización de las instalaciones, que vendría a suponer un gasto para cada ayuntamiento que tiene firmado el convenio con la empresa del Ministerio, Acuamed, de un millón de euros anual. Los alcaldes aseguran que eso supondrá la ruina para los Ayuntamientos.

Los alcaldes que firmaron el convenio con la empresa pública Acuamed cuando se construyeron las desaladoras de la provincia, la de Moncofa-Xilxes y Oropesa-Cabanes piden al Ministerio de Agricultura una solución viable una vez se pongan en marcha. Las plantas deben de ponerse en funcionamiento antes de marzo del año que viene para poder justificar a Europa que están en marcha, si no el Gobierno tiene que devolver la subvención de 50 millones de euros que dio Europa por la construcción de estas plantas.

El alcalde de Moncofa, Wences Alós, asegura que según el convenio de Acuamed con los ayuntamientos que van a contar con los recuros hídricos de las desaladoras, Moncofa recibirá cinco veces más del volumen de agua que consume en la actualidad. Están contemplados 5 millones y medio de metros cúbicos. Ese volumen y el precio que tendrían que pagar dice que es inasumible.

Las desaladoras se construyeron en 2006 con el Gobierno de Rodríguez Zapatero y desde ese momento aún no se han puesto en marcha. Cabe recordar que para este año, los Presupuestos Generales del Estado siguen sin contemplar partidas específicas para impulsar la puesta en marcha de estas infraestructuras.

Piden una solución viable

Los alcaldes han trasladado su preocupación al Consorcio de Aguas del Sur de Castellón para encontrar una solución viable. Desde Xilxes y Cabanes apuestan por que se adhieran al convenio todos los municipios del sur de la provincia de Castellón, que pueden hacer uso del agua desalada, repartir costes y porque consideran que las desaladoras tienen la capacidad suficiente para abastecer a los municipios.


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?