Frenos Iruña garantiza la seguridad en carreteras, 'molinos' eólicos y campos

La SAL navarra tiene 130 profesionales y exporta más del 80% de sus ventas actuales

Joaquín Ibáñez, responsable comercial de Frenos Iruyña SAL. /

La empresa Frenos Iruña nació en el año 1958 e inicialmente se dedicó a la fabricación de componentes de freno para el recambio de automoción.

En los años noventa del pasado siglo decidió cambiar la estrategia focalizándola en la fabricación de componentes de freno para vehículos agrícolas y de construcción principalmente. La característica principal de estos mercados es la de requerir lotes menores que en automoción pero con la misma exigencia de claidad e ingeniería.

 Esta sociedad anónima laboral navarra cuenta con 130 profesionales repartidos entre sus centros de trabajo de España e India.  En los últimos años ha diversificado el negocio incorporando dos nuevas líneas: una para la fabricación de frenos para turbinas eólicas y otra para mecanizado de componentes de valvulería.

Esto ha llevado a la firma a internacionalizarse en países como India, donde tiene una posición productiva, y en los planes de Frenos Iruña está loa expansión a paises como Estados Unidos. Actualmente la exportación representa más del 80% de las ventas totales de la empresa.

Entre los retos pendientes, desarrollar sistemas de freno para vehículos eléctricos y vehículos autónomos.

En La Ventana de la Empresa Navarra su director comercial, Joaquín Ibáñez, ha explicado la actividad de esta empresa que tiene puestas grandes expectativas en mejorar su implantación en el mercado del vehículo agrícola en Asia, enel mercado norteamericano y en seguir con su intensa actividad en la Unión Europea.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?