"La mitad de las gafas de sol que circulan por el país son falsas"

Las lentillas de sol son lo último en cuanto a protección, una alternativa a las gafas que deben estar homologadas y contar con un certificado

Con la llegada del buen tiempo se dispara la venta de gafas de sol tanto en establecimientos especializados como en tiendas de ropa o mercadillos. En A vivir que son dos días Euskadi, Enrique Aramendia, oftalmólogo de Policlínica Gipuzkoa, ha asegurado que "entre el 50% y el 60% de las gafas de sol que circulan por el país son falsas". De ahí que recomiende fijarse en la marca CE así como en la normativa 1836 impresas en la gafa.

Enrique Aramendia, oftalmólogo de Policlínica Gipuzkoa / Cadena SER

"Utilizar una gafa que no corte la radiación ultravioleta implica no usar una gafa, más que una que pueda filtrar un poco la luz, pero deja pasar toda la radiación ultravioleta que es nociva para el epitelio corneal y para las demás estructuras corneales", explica el doctor Aramendia. El sol va deteriorando los fotoreceptores, altera lentamente el cristalino y produce, a la larga, una catarata y un envejecimiento lento de los tejidos. Esto es consecuencia de una exposición prolongada aunque el doctor asegura que "una radioación ultravioleta de más de un cuarto de hora ya es una exposición prolongada. Media hora ya es una quemadura".

"Lo mejor del sol es la sombra. Si estamos en sombra no hay sol. Una buena sombrilla, una pamela... actúan de protección porque no da el sol directamente en los ojos. Lo único que tendríamos es la radiación de reflejo del mar, de la playa, del asfalto o del ambiente, que ya serían más infrarrojos que ultravioletas, que no son tan dañinos", detalla. A la hora de adquirir unas gafas de sol lo mejor es acudir a una óptica, a una tienda de alta montaña o a cualquier otro establecimiento especializado donde el vendedor se responsabilice con un certificado, porque, asegura el doctor Aramendia, "es díficil identificar las gafas que están homologadas".

Lo más importante de cualquier gafa de sol es el filtro ultravioleta, que corta la radiación a 400 nanómetros, es decir, que corta la parte nociva de la radiación solar. A partir de ahí, se elige el color o la cantidad de luz que dejan pasar. Lo último en protección ocular son las lentillas de sol que permiten prescindir de las gafas.

Preguntado por la protección para los niños, el doctor recomienda recurrir a una sombrilla, a un gorro o a un pañuelo, ya que a menor edad el riesgo es mayor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?