Los nitratos del agua de Maó bajarán de los 50mg/l con la nueva planta desnitrificadora

El Ayuntamiento espera que pueda entrar en funcionamiento a partir del verano de 2019

Los problemas de nitratos del agua de Maó podrían terminarse en verano del año que viene.

Estas son, al menos, las fechas que maneja el ayuntamiento para la entrada en funcionamiento de la planta desnitrificadora que debería hacer bajar los niveles de nitratos por debajo de 50 miligramos por litro, límite que marca la Organización Mundial de la Salud como umbral saludable.

Esta nueva planta, que tendrá un coste de 625.000 euros y que será financiada a través del impuesto de turismo sostenible, conseguirá que gran parte del agua de consumo baje su nivel de nitratos hasta los 30 miligramos por litro. Una vez filtrada, el agua será vertida de nuevo a la canalización pública donde, mezclada con el agua actual, conseguirá que el nivel de nitratos del agua que llegue a las casas esté dentro de los parámetros que recomienda la OMS.

Aunque el problema de los nitratos en el agua de consumo de Maó data del año 2000, hasta ahora no se había hecho un estudio para evaluar cuál era el principal causante. Un reciente trabajo realizado por la empresa Geoservei ha determinado que son los fertilizantes amoniacales, provenientes de las explotaciones agrícolas, los principales contaminantes, aunque los purines de las explotaciones ganaderas y las filtraciones de las fosas sépticas también son parte de los causantes del aumento de los nitratos.

Aparte de la planta desnitrificadora, desde el consistorio se buscan también soluciones alternativas como la recuperación de aljibes o la racionalización y redistribució de las extracciones de los pozos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?