¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

En Órbita refuerza a Granada como "ciudad de festivales"

Crónica del gran acontecimiento del fin de semana, celebrado en la Feria de Muestras de Armilla

Lapido, en el concierto de En Órbita /

La calidad no es cara, reza un eslogan de una cadena de supermercados que podemos extrapolar perfectamente a lo sucedido este pasado sábado en FERMASA y es que En Órbita apuesta por un concepto diferente de festival, un peso innegable de grupos locales, espacios no masificados y un cartel muy equilibrado. Sumando todos estos factores uno se explica la satisfacción generalizada del público a la finalización de esta tercera edición.

A las 14 horas sonaron los primeros acordes de la mano de Ballena, aunque a esa hora aún no había demasiado público sí que era factible un goteo constante de adultos y numeroso público infantil, de hecho esa ha sido otra "marca de la casa", habilitar la zona "Kids Area" donde los más pequeños dispusieron de talleres adaptados para ellos, pudieron entrevistar a parte de los artistas y hasta tuvieron su propio menú adaptado a sus gustos, todo un acierto por parte de la organización.

Retomando el orden cronológico del cartel, el segundo grupo en aparecer sobre el enorme escenario principal fueron los murcianos, Perro, que gracias a su potente sonido y animados temas, esa "Reina de Inglaterra" es pura inyección de adrenalina, activaron al público a una hora más propicia para estar de tapeo que de concierto. Seguidamente y con cierto adelanto sobre el horario previsto, aparecieró la banda que está poniendo literalmente patas arriba el panorama rockero y es que Belako desplegaron un derroche de energía sin precedentes, un sonido que se dirigía más al punk en el que las distorsiones creaban un sonido casi sucio pero que atrapaba a los allí presentes. Con temas como "Maskenfreiheit" o "Lungs" pusieron en valor su nuevo disco "Render me numb, Trivial Violence" que ha visto la luz este presente año.

Al poco de terminar Belako se inauguraba el segundo escenario, por el que pasaron seis jóvenes bandas granadinas, con un gran futuro por delante, de hecho este punto geográfico luchó de tú a tú con el escenario principal, como desvelaremos más adelante. Margaux fueron los encargados de abrir fuego con su disco homónimo, tienen un sonido que en algunos pasajes te recuerdan a Niños Mutantes, esos "Monstruos" son una pura delicia. Como los horarios iban adelantados sobre el previsto, la M.O.D.A. casi se solaparó al completo por lo que tuvimos que dividir fuerzas para cubrir todo lo que estaba sucediendo. Con los burgaleses bajó algo la intensidad, que no la actividad, respecto a Belako y es que con ellos sobre el escenario uno se asegura que van a conectar con el público, sea la hora que sea, consiguiendo hacer bailar al ritmo de ese Salvavidas (de las Balas Perdidas).

A las 6 de la tarde, una hora más propicia para la insolación que para degustar buen rock clásico hizo su aparición José Ignacio Lapido en el escenario principal, excelentemente acompañado por la banda ya clásica en la puesta en escena del maestro granadino.

Su arranque, con "Nuestro trabajo", era una diáfana declaración de intenciones respecto a la versión festivalera del poeta eléctrico, a la que siguió uno de sus grandes clásicos, "Luz de ciudades en llamas". Se entremezclaron bajo el abrasador sol buena parte de los temas de su último trabajo, "El alma dormida", con algunas piezas imprescindibles del repertorio del alma mater de los 091, como "En el ángulo muerto", "Cuando el ángel decida volver" y, muy especialmente, "Noticias del infierno", el momento de mayor esencia rock de un paseo festivalero de Lapido quizás excesivamente breve por las propias imposiciones del formato.

En este punto de la tarde el recinto armillero estaba ya a plena abullición y no lo decimos por la temperatura, que también, si no porque llegaba el momento de uno de los grandes nombres del cartel, "Viva Suecia" o ver todo lo que han crecido los murcianos desde al año pasado, que estuvieron a las tres de la tarde, al presente. Lo mejor es que aún no han llegado al techo que se hayan propuesto y eso se nota en sus ganas y entrega, Rafa acabó cantando entre el público. Sus temas se han convertido en himnos para muchos de los allí asistentes. Su "A dónde ir", "Hemos ganado tiempo" o incluso la nueva "Todo lo que importa", por poner algunas de las que sonaron fueron cantadas y coreadas, se nota que estos chicos han dado con la clave para conseguir esa simbiosis perfecta.

Sin solución de continuidad y ya con el ocaso del sol asomando, Sidonie volvieron a poner sus mejores cartas sobre la mesa. Marc Ros junto a Jesús Senra y Axel Pi, se han hecho llamar "El peor grupo del mundo" en su último disco pero nada más lejos de la realidad, son una apuesta segura, tanto por extensión musical, como por diversión y por supuesto mucha calidad, son 20 años recorriendo "Carreteras infinitas" ya sea para poner a Lori Meyers, tal y como dice ese tema y que sirvió de preludio para nuestros queridos e ilustres vecinos lojeños.

Lori Meyers cumplen 20 años como formación y decidieron celebrarlo en casa dentro de este festival, por lo que se notaba en el ambiente el peso específico que tienen los Lori, una atracción gravitacional refrendada por un concierto perfecto, un repaso a "En la espiral" como planeta y sus éxitos atemporales como "Luces de Neón", "Emborracharme" o "Mi realidad" ejerciendo de satélites. Todo esto acompañado por un interesante despliegue de estrellas fugaces, que eran las 2 pantallas gigantes con diversas animaciones y unos enigmáticos números tras ellos.

Curiosamente en un alfa y omega temporal, Lori Meyers coincidió con Mama Baker compitiendo la atención del respetable durante el último tramo de su actuación, en un pulso decidido. Granada deseaba reencontrarse con esta formación clásica del rock local. Había muchas ganas, y todas ellas quedaron mucho más que satisfechas con la presentación llena de garra y poderío de la formación que lidera Dani Herrera. Con la precisión metronómica marca de la casa Tacho González (ex batería de los 091), se desgranaron los grandes temas clásicos de este grupo nacido en la era del inicio del indie pero que supo mantener la esencia del rock con sabor ochentero granadino como nadie. Rey del escenario y referente absoluto del público, la personalidad de Herrera y la buena música del conjunto hizo tocar techo a la sede menor del Festival En Órbita y a ratos hasta a la mayor, porque logró convocar a todos los músicos granadinos a su alrededor, además de a una pléyade de fans incondicionales.

Una vez finalizados los conciertos fue el momento de los deejays, desde el Satélite, Banin, Arias, Castañeda y Migueline hicieron vibrar a su público con temas hechos en Granada y que han tenido gran importancia a lo largo de sus vidas en los 4 anteriormente mencionados. Elyella desde el imponente escenario principal se pusieron a los mandos de esta nave para llevarla a su pista de aterrizaje sin daño alguno, aunque a esas alturas horarias ya comenzaban a aparecer los primeros síntomas de agotamiento. Por suerte con esta pareja, el mono y ella, pusieron su marca de la casa, buenas mezclas, con loops infinitos o recurriendo al tema "Todo lo que importa" que han hecho junto a Viva Suecia, un tema que pudimos escuchar 2 veces y que funciona tanto de tarde como de noche. El fin de fiesta fue con la ya clásica salva de confeti.

En Órbita demostró que esta ciudad de festivales necesita uno de estas características, un festival pequeño, pero donde se cuidan los detalles, esa zona de niños o traer de nuevo a Mama Baker. Apostar por estos o por el Maestro Lapido es hacerlo también por otro tipo de público y que como se ha demostrado también funciona, se colgó el cartel de no hay billetes.

Una gran organización, gracias a Jose Hurtado, Natalia Martín y a Karlos Díaz por todas las facilidades dadas, con un par de peros, hubo parte del público que se perdió algún concierto por el adelanto horario y algunos desconocían la existencia de los "truck food", tan necesarios a partir de cierta hora.

Tan sólo nos queda esperar un año más para poder volver orbitar alrededor de la mejor música alternativa de todo el panorama.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?