Respaldo judicial a la promoción interna de los policías locales

Una sentencia del TSJ elimina las trabas que hasta ahora ponía UGT a la creación de cinco plazas de oficial del cuerpo de seguridad municipal

Entrada a la sede de la Policía Local de Aranda de Duero /

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León acaba de desbloquear la creación de cinco plazas de oficial de la policía local de Aranda a través de un proceso de promoción interna. A finales del año 2015 el equipo de gobierno aprobaba las bases para llevar a cabo esta reestructuración de la plantilla, documento que fue recurrido por el sindicato UGT. Aunque ya en 2017 un juzgado de lo contencioso dio la razón al ayuntamiento, el sindicato apeló al tribunal castellano y leonés que ahora confirma la sentencia de primera instancia y respalda la legalidad del proceso de promoción interna promovido por el consistorio arandino.

Entre otras objeciones UGT consideraba que endurecer las pruebas físicas para acceder a la categoría de oficial era discriminatorio para los miembros más mayores del cuerpo, a lo que los tribunales alegan que las administraciones locales son competentes para fijar los requisitos que han de cumplir los aspirantes en función de sus necesidades.

Tras un paréntesis de dos años y medio, en el que el contencioso judicial ha paralizado la ampliación de la menguada plantilla de la policía local, y pese a que la sentencia no es firme y aún se puede recurrir, el equipo de gobierno tiene la intención de agilizar al máximo este proceso para promocionar a la categoría de oficial a cinco agentes. De forma paralela se iniciará el procedimiento para contratar otros tantos aspirantes a las plazas de policía que quedan libres, a las que hay que sumar las cuatro plazas de nueva creación que figuran en la oferta pública de empleo que también acaba de recibir el respaldo del TSJ frente a otra reclamación de UGT. De esta forma, cuando finalicen todos estos procesos el cuerpo de seguridad local contará con nueve miembros más en una plantilla actualmente escasa y con una edad media elevada.

También mejorará su estructura interna, dado que los cinco nuevos oficiales serán asignados a cada uno de los cinco turnos existentes de forma que se solucione uno de los actuales problemas de este cuerpo de seguridad, que carece de mandos intermedios que asumieran responsabilidades sobre el resto de los agentes. Este papel recae ahora en policías sin competencias específicas para desempeñar esta función.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?