¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Plan para impulsar la ganadería en el barranco de Benimàmet y el cauce del Turia

La iniciativa de la concejalía de Huerta tiene como objetivo la promoción de la ganadería a la ciudad y el control de la masa forestal y arbustiva

Ovejas guirra /

La concejalía de Huerta y Pueblos de Valencia, dirigida por Consuelo Castillo, ha firmado un convenio con la Unió de Llauradors i Ramaders para dinamizar la actividad ganadera a la ciudad de Valencia. Actualmente solo quedan dos manadas de ovejas en el término municipal de Valencia, con la singularidad que se tratan de manadas de la oveja autóctona valenciana: la oveja Guirra. Una de esa manada pertenece en la Universitat Politècnica de València, de forma que estos animales son ejemplares que se utilizan únicamente para el estudio y el mantenimiento de la raza.

Así que, en realidad, solo queda una manada en activo en el término municipal de Valencia. “En los últimos diez años, han desaparecido en Valencia tres manadas de ovejas y cabras. Todo hace pensar que la elevada presión urbanística ha ido expulsando con el tiempo las manadas de la ciudad y sus alrededores. Y todo apunta a que esta tendencia de desaparición de manadas y pastores no cambiará, a no ser que pongamos remedio. Por eso hemos decidido poner en marcha este plan”, ha dicho la regidora Consuelo Castillo.

En el reglamento de la producción ecológica se expresa que no puede haber manada criada sin tierra y que tampoco tendría que haber cultivos sin manada, puesto que cierran el ciclo de materia orgánica y son unos sistemas muy eficientes energéticamente hablando. Por una parte, la ganadería puede aprovechar los restos de determinadas cosechas y así evitar destrucciones de las mismas de forma perjudicial al medio ambiente, como por ejemplo la quema de esos restos. Y por otra parte, la agricultura puede beneficiarse de los restos orgánicos en forma de basuras provenientes del ganado.

También es importante la conservación del ganado autóctono porque contribuye a evitar la pérdida de la agro-biodiversidad. Sin ovejas los terrenos son invadidos por arbustos y pierden riqueza específica y biodiversidad. También aumenta la probabilidad e intensidad de los incendios y disminuye la disponibilidad de aguas en las cuencas, sobre todo en medios mediterráneos y semiáridos, como el nuestro. Por último, a nivel de ciudad y urbanizaciones la ganadería tiene un papel importante en el pasto de zonas periurbanas para el control de la biomasa.

Las líneas de actuación del convenio determinan aspectos como la creación de un matadero móvil para la ciudad de Valencia vinculado al de Mercavalència, para facilitar la tarea a los ganaderos, señalizar las vías pecuarias, el diseño de un obrador compartido y la propuesta de introducir ganado en puntos estratégicos de cara al control de la masa forestal y arbustiva, como en el barranco de Benimàmet y Carraixet, el nuevo cauce del río Túria y determinadas zonas de urbanizaciones con masa forestal.

NUEVOS PUESTOS DE TRABAJO

La recuperación de la ganadería en Valencia lleva implícita la creación de puestos de trabajo relacionados con mataderos, carnicerías, salas de despiece, distribución y pastores; así como pequeñas empresas de transformación artesanas como puedan ser queserías y derivados lácteos”, ha explicado la concejala Castillo.

La OVEJA GUIRRA

La oveja autóctona valenciana está incluida dentro del Catálogo Oficial de Razas Ganaderas de la Estado Español en la categoría de razas en peligro de extinción.

La lana Guirra es mucho más dulce al tacto y es la preferida por la gente que hace artesanía en lana, circunstancia que también podría contribuir a aflorar una actividad artesanal conexa que también se ha ido perdiendo a lo largo del tiempo.

Es difícil poder llegar a consumir la carne de estos animales puesto que ninguna carnicería la tiene como producto diferenciado. Por eso, este proyecto también tiene como objetivo introducir la identificación de la procedencia de los productos ganaderos en los puntos de venta de la ciudad de Valencia.

Otra característica de esta oveja es que es de aptitud mixta, es decir, que es buena tanto para la producción de carne como de leche. Su producción lechera no puede equipararse a la de las razas puramente lecheras, pero sí que hay experiencias de ganaderos que las ordeñan y se hacen quesos de excelente calidad de la leche de estos animales.

“Por lo tanto, solo queda completar esta producción con el aprovechamiento y la puesta en valor de la lana, que actualmente es un subproducto que se destruye con un coste para el ganadero y que puede tener una salida comercial con la creación directa de puestos de trabajo”, ha concluido Castillo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?