¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ascienden a cuatro los casos de legionelosis detectados en la provincia

Dos nuevos pacientes han dado positivo a las pruebas en las últimas horas en el Hospital 'San Juan de la Cruz' de Úbeda

Pruebas en el laboratorio /

Son ya cuatro los casos de legionelosis que se han detectado en la provincia de Jaén, todos ellos pacientes ingresados en el Hospital 'San Juan de la Cruz' de Úbeda. A la mujer de Úbeda y el hombre de Chilluévar, que se encuentran hospitalizados en la unidad de cuidados intensivos desde el pasado sábado, se suman ahora otras dos personas de Baeza y Santo Tomé, que también han dado positivo en las pruebas en las últimas horas. Ambos están en planta. Uno de esos dos pacientes ya estaba ingresado en el centro, y fue al repetirle los análisis cuando estos dieron positivo.

El hospital descarta también que alguno de los casos esté relacionados y compartan un foco común ya que, según apuntan, los enfermos no habían estado en contacto ni compartido espacio físico en los últimos 15 días. Las mismas fuentes hacen también un llamamiento a la prudencia y desmienten los bulos que circulan por redes sociales, en los que se aconseja no beber agua de fuentes públicas de Úbeda.

No se descartan nuevos casos y desde el Servicio Público de Salud se mantienen alerta puesto que los focos pueden encontrarse en sistemas de ventilación o zonas húmedas y cálidas de grandes superficies.

La legionelosis es una clase de neumonía provocada por una bacteria que se reproduce en zonas calidad y húmedas como los sistemas de ventilación de grandes superficies y que no tiene por qué afectar negativamente a todas las personas que entren en contacto con ella. "En muchas ocasiones las propias defensas del cuerpo actúan y evita que la enfermedad se desarrolle", señala el médico Juan Toral, que lanza un mensaje de calma.

Se trata de una bacteria que anida en el sistema respiratorio y los síntomas no siempre se manifiestan de forma inmediata. Una vez que comienza a afectar al cuerpo, el enfermo puede pasar de dos a cinco días con una sensación de malestar general; después comienza la mucosidad, la fiebre, tos o dificultad respiratoria. También se puede manifestar con dolor abdominal o diarrea. Se trata de una enfermedad de "declaración obligatoria" en la que se pone en marcha de forma inmediata un protocolo de actuación para detectar el foco.

Solo uno de cada cuatro casos se complica y suelen ser personas que ya tenían factores de riesgo, por lo que su sistema ya estaba debilitado. La estancia en el hospital suele ser de entre 7 y 10 días.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?