La columna de Rafa Gallego

En total desarticulación, yo mismo

"(...) Y, mientras veía la lluvia en los parterres, me acordaba de que todos los años los libreros tienen que mojarse. Es una tradición la lluvia en la Feria del Libro. Como que hace falta ese tinajón de agua para limpiar malos humos, deseos insensatos, envidias mal llevadas, tensiones desmedidas (...)".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?