Opinión

Información y protección del Patrimonio

La opinión de Luis Morales

Parece mentira que, a estas alturas del siglo XXI, en plena sociedad de la información, sigamos encontrándonos con titulares como el procesamiento penal abierto contra un agricultor por la destrucción de parte de un yacimiento arqueológico en Porcuna.

No nos pilla de nuevas, por desgracia estos delitos contra el Patrimonio se repiten. Hace no tantos meses uno gravísimo en Cerro Máquiz en Mengíbar; y antes en Úbeda. Casi siempre las mismas razones: movimientos de tierras, instalaciones ilegales de sistemas de riego o construcciones de balsas. En el caso último al que me refiero, nos encontramos con un propietario que sin atender a las diferentes figuras de protección patrimonial que pesaban sobre su parcela, promueve excavaciones para la plantación de olivos, dañando de forma trágica los restos existentes que databan desde época romana hasta el siglo XIII.

A nadie se le escapa que los mejores conocedores de los secretos que aún esconde nuestro suelo, la mayoría de las veces, son precisamente los propietarios. Por eso se hace aún más incomprensible que se actúe de forma tan deliberada en contra de la ley. Desconocimiento, ignorancia o desprecio. Cuesta saberlo, pero cuando nos referimos a un pueblo que ha elaborado un buen documento de protección patrimonial como es Porcuna está claro que información o concreción no es lo que ha faltado, sino conciencia, o a veces, miedo.

En este caso la Fiscalía pide hasta 750 mil euros de multa y es que parece que solo las noticias con titulares de penas ejemplarizantes corrigen estos malos comportamientos. Sea así, o no, se puede intuir falta de formación entre una gran mayoría de propietarios. No estaría de más una campaña formativa de la Delegación de Cultura que peregrinase por la provincia citando particularmente a los propietarios cuyas parcelas se encuentran en zonas de protección arqueológica o entornos de bienes de interés cultural; para con ello, hacerles claros y profundos conocedores de la realidad en la que se mueven. Bien estaría para los propietarios, y de paso, para algún que otro ayuntamiento que aún no valore con suficiente importancia su papel en la protección del Patrimonio.

LUIS MORALES

Luis Morales Quesada es giennense de nacimiento, de Higuera de Calatrava por origen familiar y elección, que ha vivido mayormente entre Málaga y Granada. Entre sus pasiones: la arquitectura, el patrimonio y la política.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?