Cantabria pierde 19.000 trabajadores en los últimos cinco años

El empleo en la región es cada vez más precario, obligando a desplazarse hasta a 10.000 personas para encontrar trabajo

Personas en la cola de una oficina de Empleo. /

Cantabria redujo en el primer trimestre de este año su población activa por sexto año consecutivo y acumula una pérdida desde 2012 de más de 19.000 trabajadores.

Son datos recogidos dentro del histórico de la Encuesta de Población Activa. Pérdida que supone el triple de la media nacional y que se asienta, casi exclusivamente, en los menores de 45 años, cuya presencia en el mercado laboral se redujo casi un 20 por ciento en estos últimos años.

Además, también se ha aumentado la media de edad de los trabajadores hasta los 44 años, lo que sitúa a nuestra región como el segundo territorio más envejecido del país, solo por detrás de los vecinos de Asturias.

¿Qué supone todo esto? Pues que cada vez existan más jóvenes que se ven obligados a abandonar el mercado laboral de la región y que, actualmente, se hayan tenido que ir casi 10.000 personas por la falta de calidad en el empleo regional. Y es que los niveles de precaridad están siendo los más altos desde hace varios años.

Un mercado laboral “poco atractivo”, dice Ibáñez y únicamente sustentado en esa precariedad y también en la temporalidad, ya que el turismo suele marcar el ritmo del empleo en Cantabria.

Dice UGT que Cantabria necesita y ,con urgencia, un nuevo modelo productivo con un mayor protagonismo en él de la industria". Los servicios, la hostelería y el turismo no son suficientes para frenar esta sangría de activos laborales”, recalca. Cantabria, hasta 2015 nunca había superado los 6.000 trabajadores desplazados. Ese año lo superó ligeramente y en 2016 y 2017 ya se rebasó el máximo histórico de los 7.000

 "Muy preocupante"

Para el responsable regional de Empleo de UGT, "Cantabria necesita y con urgencia un nuevo modelo productivo con un mayor protagonismo en él de la industria". "Los servicios, la hostelería y el turismo no son suficientes para frenar esta sangría de activos laborales", ha opinado.

Por otra parte, UGT agrega en su informe que el descenso de la población activa cántabra responde en su mayor parte a los hombres (-14.706) y exclusivamente a una disminución de 20.660 desempleados (de 54.188 a 33.528) que no implica que se hayan convertido en nuevos empleos, ya que el número de ocupados sólo se ha incrementado un 0,4% con 1.055 más desde entonces (de 234.561 a 235.616) y con mayor precariedad que en 2012.

El responsable regional de Empleo de UGT ha apuntado, en este sentido, que "desde que en Cantabria aumentó por última vez la población activa en el año 2012, se registra un aumento de algo más de un millar de ocupados, aunque desde entonces hay 8.055 empleos indefinidos menos y 12.336 temporales más entre los asalariados y, además, se han perdido 6.900 jornadas completas en beneficio de casi 8.000 jornadas parciales más (+7.956)".

Ibáñez ha recordado que, según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), sólo el año pasado se registró un saldo negativo de movilidad laboral geográfica en la región de 7.783 trabajadores, esto es, que hubo más personas que salieron de Cantabria para firmar un contrato de trabajo en otra autonomía que las que entraron de otros territorios por el mismo motivo (16.986 residentes cántabros salieron a trabajar fuera por 9.203 foráneos que suscribieron un contrato en la región).

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?