Entrevista

María Dolores Jiménez: "Es un error adjudicar al presupuesto más bajo"

La presidenta de Construcor pide a las administraciones ser un "instrumento" para el crecimiento de la provincia y lamenta la falta de inversiones en obra pública en Córdoba

María Dolores Jiménez conversa con Radio Córdoba SER desde su nueva responsabilidad institucional. Desde noviembre de 2017, es la presidenta de la Asociación de Empresarios Constructores de Córdoba (Construcor). Consejera Delegada de Jícar S.A, empresa constructora de Obra Pública y las infraestructuras, es además gerente de Castillo de Montemayor, de su pueblo. De 2006 a 2010 fue presidenta de la Cámara de Comercio.

Ahora es también responsable de la Fundación Centro de Innovación Andaluz para la Construcción Sostenible (CIAC), un instrumento para fomentar el I+D+i o fortalecer la innovación en esta área de actividad. Una larga trayectoria como empresaria.


Como conocedora del sector y por tu propia trayectoria, ¿cómo se encuentra la obra pública en Córdoba?

La obra pública en general y en Córdoba en particular ni muchísimo menos se ha recuperado. Estamos todavía en momentos en que la inversión en obra pública está en mínimos y la verdad pues que para las empresas que nos dedicamos a ello todavía queda un largo recorrido y estamos muy lejos de salir de la situación de crisis.

 Córdoba siempre ha sido una provincia perjudicada en las inversiones.

Córdoba históricamente siempre ha sido una de las provincias que menos inversión de obra pública ha tenido por habitante y la tendencia continúa siendo la misma. De hecho, el año pasado está la cuarta por la cola en inversión. Andalucía está la última en España. La inversión por habitante fue de poco más de 200 euros y por ejemplo en el País Vasco fueron 700 €, también en Cataluña y en otras regiones. Las comparaciones son odiosas, pero es una realidad que siempre Andalucía estado muy por debajo y Córdoba en particular ha sido de la última de Andalucía. Y así seguimos.

 

Cuando hablamos de acceso a la obra pública y analizamos las adjudicaciones, las administraciones siempre nos dicen que deben elegir el presupuesto más bajo. Qué le parece al sector.

 Desde la asociación de empresarios constructores y desde los responsables de este sector en un error que éste sea el punto principal a la hora de adjudicar un proyecto. Es un sistema que al final se vuelve en contra no sólo de la empresa sino de la propia administración. El que ejecuta esa infraestructura debe contar con el precio justo y en una obra el precio no puede ir en detrimento de la calidad. Es un sistema que perjudica mucho y que tiene que empezar a cambiarlo la propia Administración. El precio tiene que ser el precio real de las cosas y el que garantice una buena una buena ejecución. Es un arma de doble filo porque la empresa finalmente necesita tener volumen de cartera y  tenemos que ir por debajo de los costes reales. Hay obras que no se finalizan, la empresa entra en concurso de acreedores, se vuelven a adjudicar hasta a tres empresas. Se vuelven a cometer los mismos errores y la verdad es que es un grave problema para las empresas, para la propia administración y para la infraestructura que se va a hacer.

 

Tenemos algunos ejemplos: Torrijos, la Normal, el Centro de Convenciones...

Muchísimos, y las empresas pueden estar totalmente preparadas para hacer cualquier tipo de obra pero por debajo del precio real es difícil. Y si la empresa de aquí de la zona, con todos los medios, no puede llegar a hacerla, difícilmente puede venir una empresa de Madrid o del norte y sin infraestructura alguna aquí en la zona ejecutarla. De hecho, todas las que me has nombrado y algunas más finalmente no se han podido ejecutar y se han resuelto los contratos a la empresa, que ha entrado en concurso de acreedores. Han tenido que volver a sacar la adjudicacion. Es un mal que se lleva teniendo desde hace mucho tiempo. Pero la solución la tiene que dar el sistema de contratación, la propia administración en este caso.

María Dolores Jiménez es consejera delegada de JICAR, radicada en Montemayor. / Cadena SER (EP)

 

La Junta de Andalucía puso en marcha un plan de fomento de la construcción y la rehabilitación y apostó por recuperar al sector. ¿Se ha notado?

Nuestro sector está demostrando que es uno de los sectores que son capaces de crear empleo más rápido y de reactivar la situación económica. Porque son muchas empresas, muchos los sectores que están relacionados con el nuestro. Hay un gran campo por recorrer y numerosas oportunidades dentro del sector. Pero si hay una programación, un proyecto común y un objetivo. Está el campo de la rehabilitación, no nos olvidemos que España es un país que vive en gran medida. Hay un grandísimo patrimonio que hay que conservar, que restaurar. Y hay que hacerlo introduciendo la innovación y las nuevas tecnologías. Nuestro sector es muy viable y muy necesario: Siempre dentro de un orden, tiene un gran recorrido. Pero también debe ir proporcinando oportunidades la propia administración.

 

Qué infraestructuras veis prioritarias para Córdoba

Córdoba necesita una red de carreteras que esté en condiciones para acercar la provincia a la ciudad. Hay municipios en los que, por ejemplo, no hay centro de salud y tienes que ir al más cercano, o al instituto. También sería muy importante centrarnos mucho en la rehabilitación, el mantenimiento. Y en la logística. Córdoba tiene un sitio privilegiado como centro logístico, ideal para el transporte ferroviario y por carretera. Hay muchas infraestructuras que aportarían a esta ciudad y qué reactivarían la economía. Crearía mucho empleo. Y es que estamos cualificados para hacerlas. También debe desarrollarse el cercanías de la provincia. Y por supuesto cualquier proyecto industrial y de inversores, que para ellos Córdoba es muy muy atractiva y hay que facilitar lo máximo para que se instalen.

 

Recientemente, el presidente de los constructores gaditanos decía que se encontraba con trabajo y sin mano de obra cualificada o no cualificada para trabajar. ¿Está de acuerdo?

Pues mira, hay mucho paro pero hay un problema de mano de obra cualificada. Uno de nuestros objetivos es precisamente tener personal. Y para ello es necesario un programa de formativo para acreditar la profesionalidad del empleado, es una de las líneas en las que queremos trabajar desde el sector. Cuando buscas trabajadores especializados no los encuentras. Hay muchísima gente en paro y las administraciones te obligan a contratar, por ejemplo, a personas en riesgo de exclusión. Pero no ha habido preocupación para que esas personas se adapten a las nuevas exigencias en todo este tiempo. No se ha dado la formación adecuada cuando estaban en desempleo.

 

¿El sector ha aprendido de los excesos pasados?

Creo que todos tenemos que aprender un poco. No sólo nuestro sector, que desde luego tiene que aprender y ya hay una nueva realidad. La situación anterior no podía sostenerse ni va a volver, afortunadamente. Yo creo que que todos hemos aprendido y que todos tenemos que seguir aprendiendo. Hay nuevos factores a tener en cuenta a la hora de programar el futuro y espero que todo se haga con muchísima profesionalidad y apostando por nuevas nuevas tendencias, la innovación y el desarrollo de la tecnología.

 

Como empresaria una trayectoria larga en un sector que se entiende que tradicionalmente masculino, no sé si cada vez hay más mujeres que jueguen un papel importante en él. ¿Qué papel están jugando?

Nuestro sector, el de infraestructuras, ha sido muy masculino, eso es obvio. La mujer afortunadamente está ocupando ni más ni menos que el lugar que le corresponde en la sociedad. Y yo soy siempre de la opinión de que hay que buscar la persona ideal y adecuada para cada uno de los objetivos que tengas, independientemente de si eres hombre o mujer. Si te digo la verdad, nunca me he planteado mi condición de mujer para para afrontar un proyecto.

 

¿Un mensaje para las administraciones?

 Que sean una herramienta para los empresarios y que tengan definido un proyecto y que todos luchen por ese proyecto. Una cosa es la política y otra dirigir un maravilloso país como el nuestro y en el caso de Andalucía una magnífica región, de las más importantes de España. Tenemos una magnífica provincia y ciudad y tenemos muchísimas oportunidades. Lo que hay es que tener un plan para Córdoba y intentar llevarlo a cabo aunando esfuerzos. Hay que compartir experiencias y unirnos. Los empresarios, todos, luchamos por lo mismo aunque cada uno tenga defender su empresa, pero tiene que haber una unidad. Andalucía es una magnífica región, la más importante. La administración es una herramienta para la empresa y para el desarrollo económico de nuestra tierra y tenemos claro lo que hay que defender por encima de cualquier tipo de interés, por nuestro progreso, el desarrollo nuestra economía y nuestro bienestar social.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?