¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La pobreza, cada vez más crónica

Tener trabajo ya no garantiza la inclusión social, según la memoria anual de Cáritas Asturias

Cáritas Asturias alerta de que la desigualdad se "enquista" y la recuperación no llega a todas las familias / ()

Por muchos mensajes que se lancen proclamando la salida de la crisis y la bonanza económica, los datos que aporta el informe anual de Cáritas no reflejan ninguna de esas mejorías que se avanzan sobre la base de indicadores macroeconómicos. Es más, las cosas parecen ir a peor porque muchas familias, aún con uno de sus miembros trabajando, lejos de abandonar las penurias económicas todavía necesitan ayuda para cubrir las necesidades más básicas. La memoria anual de Cáritas Asturias correspondiente al año 2017 así lo afirma: el 14% de los ocupados están en riesgo de pobreza.

En Asturias Hoy por Hoy hemos hablado de ello con Mari Luz Baeza, secretaria general de Cáritas Asturias. Nos ha contado que, durante el pasado año, el total de personas que atendió la institución en Asturias fue de 19.014 personas, un 7% menos respecto del año anterior. Aunque, en principio, pueda parecer una buena noticia, este buen dato esconde una realidad que responde a una tendencia observada durante los últimos años: “Y es que estas personas se encuentran en situaciones más complejas y mucho más cronificadas que se mantienen mucho más tiempo y de las que resulta más complicado salir”, apunta Mari Luz.

Y esa es la realidad que los voluntarios de Cáritas están constatando: mientras los indicadores macroeconómicos apuntan a una mejoría de en la situación económica, estas familias no lo están notando. De hecho, Cáritas atendió durante 2017 a 5.723 familias en Asturias y 1.779 de ellas acudieron por primera vez a la organización a pedir ayuda. Por eso, apunta la secretaria general, “si esta mejoría económica no va acompañada de medidas que mejoren la cohesión social, la brecha continuará ensanchándose, aumentando la desigualdad”.

Cáritas intenta ahora que la atención que se les presta a estas familias vaya más allá de lo meramente asistencial, por eso se trabaja en conseguir la autonomía de las personas: “Hemos procurado invertir más en ayudas para gestiones, transporte o formación, buscando que las personas puedan buscar la salida por sí mismas”. Con todo, la memoria anual que hoy ha presentado Cáritas en Asturias apunta una conclusión clara: la desigualdad se está enquistando.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?