¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Mi vecino vende droga

En el número 28 de la calle Tesoro los vecinos llevan un año conviviendo con gente que sale y entra del edificio consumiendo droga o buscando dónde comprarla. "Ya ni en tu propia casa puedes estar a gusto".

"Ni en tu propia casa puedes estar agusto" /

En el número 28 de la calle Tesoro el portero automático está destrozado. También la cerradura de la puerta, la rompieron de una patada y, desde entonces, está siempre abierta. Los vecinos creen que no merece la pena arreglarlo porque no tardarían mucho en volverlo a romper. Pilar tiene 80 años y lleva 55 viviendo aquí. "Antes salíamos al patio, poníamos las sábanas y cantábamos. Ahora ya no cantamos, solo lloramos".

Desde la terraza de su piso se ve ese patio interior, ahora lleno de basura, ropa, maletas, bicicletas o muebles. Completamente inutilizado. "Ya veis cómo está eso, tendría que venir la policía y sanidad a limpiar eso". Ricardo, su hijo, no vive aquí, pero viene a verla a menudo. "Mi madre siempre me dice: 'no vengas a verme, a ver si te va a pasar algo'. Ella vive sola, pero vivimos con esta inseguridad. Tenemos que estar siempre pendientes de ella para saber que no le ha pasado nada, que no se ha encontrado a alguien en la escalera". En el edificio, de cuatro plantas y 10 pisos, vive también una niña menor de edad, de 5 años, con su madre. "Tienen que elegir un horario para evitar encontrarse con alguien. Ya ni en tu propia casa puedes estar agusto".

El patio interior, lleno de basura, de Tesoro 28. / CADENA SER

Suena la puerta. Es Juan, el vecino de abajo, que se une a nuestra conversación. "El otro día se lo dije a dos agentes, cuando nos rompieron la cerradura, les dije: 'Allí hay droga' y me dijeron '¿y cómo lo solucionamos?". Juan ha formalizado ya dos denuncias. "Hay venta manifiesta de droga en local y nadie hace nada", dice Ricardo, "no te puedes explicar cómo hoy en día no toman medidas en este asunto. Parece que hasta que no pase de verdad algo grave, hasta que no muera algún vecino, no hará nada la policía".

Todos los días ven a personas salir y entrar del edificio. "Si nos quedamos 10 minutos abajo, pasan por lo menos 20, es como la T4 del aereopuerto". Personas consumiendo droga o buscando dónde comprarla. Todos van al bajo, al antiguo piso de la portería, que es, según los vecinos, el origen de los problemas. "El otro día vi en el primer piso, en el rellano, a un hombre pinchándose, se dio cuenta y me dijo 'me has pillado tío'", cuenta Juan, "Le dije que se fuera de allí, que aquí también viven niños pequeños, que no puede hacer esas cosas ahí en medio. Empezó a recoger y se fue. Así vivimos... yo tengo nietos que vienen a verme, Pilar igual, ven el panorama, el portal roto, la cerradura rota...". "Aquí hay mucha droga y esto no hay quien lo pare", dice Pilar.

El portero automático, destrozado. / CADENA SER

La canción del himno del Barça nos interrumpe. Es el tono de llamada de Juan. "Espera, este es Puigdemont", bromea Juan, "para preguntarme si viene o se queda ahí". Los vecinos de Tesoro 28 llevan más de un año viviendo así. "Hay miedo a salir. Mi mujer tiene que ir a trabajar a las 6 y media de la mañana y sale con miedo. Yo me levanto con ella y me quedo mirando por la ventana, hasta que no la veo girar la esquina, no me quedo tranquilo".

Pilar le pregunta a su vecino: "¿Tú crees que se va a solucionar?". "No, Pilar, no", dice Juan. Los tres piensan que el problema no se va a solucionar así como así, pero ninguno quiere dejar de vivir en Tesoro 28. En Madrid, la policía ha intervenido ya 50 narcopisos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?