Cádiz CF

Se acabó el sueño

El equipo cadista pierde por dos a uno en Granada y se queda fuera del play off, los de Cervera cuajaron un mal partido en el que nunca tuvieron opciones de ganar

No pudo ser. Se acabó el sueño que tenían todos los cadistas por jugar por segunda temporada consecutiva el play off por el ascenso a Primera. Lo tocaba el Cádiz con sus propias manos. Lo tuvo para cerrarlo ante el Tenerife, pero se le escapó. La última bala era en Granada y el tiro no salió bien.

Perdió el Cádiz un partido que casi que en ningún momento tuvo opciones de ganarlo. Se comenzó con un ritmo lento, tedioso y cansino. Se dejaba que los minutos pasaran para hacer el partido largo, pero el balón casi siempre estaba merodeando la portería de Cifuentes.

Los jugadores amarillos no le metían al partido la marcha necesaria para sellar la clasificación en el play off. Los minutos pasaban y los de Álvaro no inquietaban al rival. La pelota, en zona de peligro, era para el Granada. El Cádiz la sobaba en campo propio y las pérdidas amarillas eran peligro para la portería de Cifuentes.

Varias veces intervino el portero amarillo antes del gol local. Luego llegó el gol de Machís. Los cadistas se hundían y el golpe anímico era tremendo. Ya había agotado dos cambios Cervera antes del descanso, Jona y Barral se marchaban lesionados, así que poco podía agitar más en el descanso.

Se esperaba una reacción sobre todo anímica de un Cádiz que no había inquietado en la primera mitad. No fue tanto como se esperaba, pero los amarillos se encontraban con un gol de Carrilo en los primeros minutos de la segunda parte. Y con el gol del murciano se esperaba la reacción definitiva.

Parecía que reaccionaría el conjunto amarillo, pero el penúltimo golpe estaba por llegar, lesión de Perea. Otra vez bajaban las cabezas de los jugadores de Cervera. Otro palo a la moral de los cadistas. Entraba Salvi y los amarillos querían seguir soñando, pero pronto se quedaron con diez, una absurda segunda cartulina amarilla a Correa dejaba al Cádiz con diez.

Luego tocó esperar bien replegado algún contragolpe. El Granada no dejaba de atacar por el costado diestro del Cádiz y Salvi sufría, así, hasta que llegó el gol de la sentencia.

Segundo gol rozando el 85 de partido y bajada definitiva de brazos. Fin a un sueño que tendrá que esperar un año más. El objetivo de salvar la categoría cumplido de sobra, pero el premio se escapó en el último suspiro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?