Los Mohave Jam se reencarnan en 091 para homenajear a la banda de Lapido

Crónica de una noche inolvidable en la más clásica de las salas granadinas

Mohave Jam, en el concierto de homenaje a 091 /

La mítica sala Planta Baja reunió el pasado sábado a una pléyade de fans incondicionales de los 091 (venidos algunos de ellos de diferentes puntos de Andalucía) para homenajear a uno de los grandes grupos de rock de la historia de este país en su ciudad natal.

El acto que estuvo presentado por Ana Gómez y Manuel Flores se inició con la lectura de un poema construido a partir de los títulos de toda la discografía del grupo granadino y en orden de aparición, creación literaria que se publicó en 1996 en el suplemento cultural Zarabanda del diario Ideal y que fue compuesta por José Luis Muñoz y titulada "Música en verso".

Sin solución de continuidad, como si de un concierto de 'los Cero' de verdad se tratase, comenzó a sonar el mítico tema de Ennio Morricone "Man with a Harmonica", perteneciente a la banda sonora de "Hasta que llegó su hora" de Sergio Leone y la instrumental "Palo Cortao" inició el homenaje musical a la banda del maestro Lapido por parte de los Mohave Jam.

"Éste es nuestro tiempo", "San Martín", "El lado oscuro de las cosas", "Cartas en la manga" o "Huellas" se fueron interpretando por parte de este grupo tributo a los Cero para abrir boca ante una notable asistencia de público en el Planta Baja.

Para la interpretación de "Corazón malherido" se incorporó al escenario la prodigiosa cantante May Walker, marcando un punto de inflexión en el espectáculo.

Tras atacar otros seis temas clásicos de la discografía de la banda de rock del maestro Lapido, llegó el momento de interpretar sus canciones más queridas por el entregado público asistente, como "Qué fue del siglo XX", "La torre de la Vela", "La canción del espantapájaros" (interpretada magistralmente por Isabel Guzmán) o "En la calle".

Llegaba la hora del final del homenaje de la Granada musical a su banda de rock más mítica con "La vida qué mala es" y cerrando definitivamente con "Fuego en mi oficina", la primera canción que compusiera José Ignacio Lapido en su adolescencia, de nuevo interpretada por la voz femenina de May Walker, poniendo el punto final a una noche inolvidable en la más clásica de las salas granadinas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?