¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La tala de más de 100 árboles en una zona vede de Covas suscita descontento

El Concello iba a retirar unos 20 ejemplares pero tras la intervención solo quedaron unos pocos en pie

Imagen del parque Pernas Peón en Covas, previa a la tala que se llevó a cabo para eliminar ejemplares enfermos. /

El concello de Viveiro decidió basándose en el consejo de un maderista talar de más 100 árboles en un parque de Covas, concretamente en el parque Pernas Peón, una zona verde emblemática junto a la playa. En principio, la corta tenía por objeto acabar con una veintena de pinos y eucaliptos enfermos y secos, pero al final solo quedó en pie un puñado de árboles.

El concejal de Medio Ambiente, Jesús Fernández Cal, confirmó en el último pleno municipal que el responsable de la firma contratada para la campaña de saneamiento le asesoró sobre la actuación. Cal argumentó que, una vez que empezó la tala, el maderista le alertó de que se encontró con árboles podres. Según afirmó, decidió seguir las indicaciones del contratista, al que defendió como profesional, en aras a la seguridad de los usuarios de las instalaciones, ante el peligro de que una rama o incluso un árbol pudiese caer sobre ellos.

El edil lamentó la actual imagen del parque y manifestó tenerle apego sentimental como cualquier otro vecino. Por otro lado, reconoció que la corta deja al parque con una imagen que no parece tal y que para que vuelva a recuperar su aspecto habrá que esperar unos seis años.

El asunto se debatió en el pleno municipal a instancias del PP y del grupo de no adscritos que presentaron una serie de iniciativas al respecto, con intención de conocer el motivo de la tala "indiscriminada" y  en base a qué criterios se adoptó la decisión de talar 100 árboles, tras constatar el descontento que generó entre los vecinos de la localidad de A Mariña.

El concejal no adscrito, Manolo Galdo, criticó duramente al gobierno municipal por actuar sin consultar con un experto en esta materia y apuntó que una opción podría haber sido acudir a la Escuela de Ingeniería Agraria de Lugo. Puso de relieve que la tala se podía haber hecho por fases y recordó que hay tratamientos fitosanitarios para tratar la plaga de procesionaria que afectaba a los pinos. Sobre este punto, Cal apuntó que durante dos años se trató la plaga sin éxito.

Galdo insistió en que el gobierno municipal, realizó una actuación “que non é de recibo” e invitó a la reflexión a lo que añadió que “as veces entonar un mea culpa non é malo”. El edil no adscrito consideró además que si la acción llevada a cabo en el parque Pernas Peón se hace en El Retiro o en la Alameda de Santiago las cosas no quedarían así como si nada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?