La #Tuithistoria de Javier Ruiz

Le dejo atrás sobre su barco y unos metros más adelante veo que hay otro cartón en el suelo

Tuithistoria Barco

Al mando de un barco. Una especie de barco quiero decir porque estamos en la ciudad. Está sentado en un cartón. Está lloviendo en esta primavera tropical que estamos viviendo y el cartón se moja. Cada vez más, además.

No se si está jugando o es un vagabundo. No se si está de broma o es un demente. No se si es un niño o un viejo. No se si lleva ahí tres horas o tres segundos. El caso es que se ha subido al cartón y está quieto, a bordo, insisto, como en un barco. Mirando al horizonte y dejando que le caiga la lluvia.

De repente me mira y me dice: ¿Qué tal? Y me quedo helado porque no se ni qué responderle. Le saludo con la mano y me alejo de él porque yo tampoco llevo paraguas y no me quiero mojar.

Le dejo atrás sobre su barco y unos metros más adelante veo que hay otro cartón en el suelo. Pienso: ¿Por qué no? Me subo a otro cartón un segundo y -sin gritar de verdad- grito pensando "al abordaje". Y me siento, como él, un capitán pirata.

Y así me sale esta tuithistoria. Surrealista, sí. Pero dedicada a todos los dementes momentaneos que sólo están desconectando unos segundos del mundo de los adultos para sentirse niños capitanes y dejarse remojar por la lluvia la camisa de la oficina.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?