¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Arranca este lunes el juicio por homofobia en la Policía Local de Palma

Tres agentes se enfrentan a una pena conjunta de más de 20 años por, presuntamente, "humillar" a una compañera

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial celebra a partir de este lunes el juicio por el presunto caso de homofobia en la Policía Local de Palma. Un ex comisario y dos ex miembros de la unidad motorizada se enfrentan a una pena conjunta de más de 20 años de cárcel por, presuntamente, "humillar, menospreciar y ridiculizar" durante casi 10 años a una compañera basándonse en su condición de homosexual.

Según el escrito de acusación, los hechos ocurrieron entre 2007 y 2016, periodo en el cual los dos miembros de la unidad motorizada se dirigieron a su compañera, tanto en las dependencias policiales como fuera, con expresiones como "boyera de mierda", "tijeras" o "tijeritas", entre otras. Lo hicieron de manera "insistente y diariamente", según recalca el Ministerio Fiscal.

Además, la fiscalía relata que uno de los acusados, rompió varios huevos sobre la moto de esta agente y le preguntó si le había gustado la tortilla o que le desinflaban o le pinchaban las ruedas de su motocicleta.

En 2009, la víctima denunció la situación, que calificó de "insufrible", y de la que dio testimonio aquí, en la Ser. Puso en conocimiento los hechos ante el entonces comisario, pero este se mofó y le dijo que si no estaba contenta en la unidad se marchara a otra. Tras ver que el comisario no emprendía ninguna investigación y viendo que la cosa empeoraba, la víctima se cambió de destino.

La escalada de hostilidades culminó en una denuncia falsa interpuesta por los agentes acusados contra la víctima por supuesto maltrato de un detenido.

Asimismo, la víctima sufrió diferentes acciones de intimidación y coacción que le provocaron un menoscabo psíquico que precisó de tratamiento psiquiátrico y psicológico prolongado y por lo que estuvo de baja por más de dos meses.

Por todo esto, el fiscal pide penas de cárcel que suman más de 20 años para los tres procesados, a los que les imputa un delito contra la integridad moral, omisión del deber, lesiones, denuncia falsa y presentación de testigos falsos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?