El comité de expertos detecta en Huelva los únicos deltas de yeso del mundo

El segundo informe científico técnico de este colectivo señala además a la conexión de las balsas con el estuario como principal mecanismo de contaminación

Deltas de yeso en el estuario del Tinto /

El comité de expertos detecta en Huelva los únicos deltas de yeso del mundo y señala la conexión de las balsas con el estuario como principal mecanismo de contaminación. Todo ello es fruto del enorme impacto ambiental causado por las balsas de fosfoyesos en el estuario del Tinto, según revela el II informe científico técnico elaborado por el comité. A ello se une la deformación y el hundimiento de los depósitos, cuyo origen es la sobrepresión a la que están sometidos los residuos.

La Mesa de los fosfoyesos ha conocido hoy las conclusiones del segundo informe de los expertos, así como las gestiones del Ayuntamiento, ya muy avanzadas, para que la Comisión Europea aporte 1,2 millones de euros para realizar un diagnóstico, sacar conclusiones y posteriormente elaborar una propuesta para restaurar el espacio degradado por Fertiberia.

Las dimensiones de los distintos deltas de yesos localizados en el Tinto oscilan entre los 50 y los 150 metros de longitud y están presentes en las cuatro balsas. Estas estructuras permiten un contacto permanente de la base de las balsas con los canales mareales. La mayoría de ellos están cubiertos actualmente por fangos mareales.

El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, ha insistido esta mañana en que el proyecto de restauración debe contemplar el conjunto de las cuatro balsas. Es decir: las 1.200 hectáreas afectadas. El proyecto de Fertiberia se ciñe a las balsas 2 y 3.

El Ayuntamiento lleva varios meses trabajando para que la Unión Europea financie los trabajos del comité de expertos para realizar un diagnóstico, sacar conclusiones y posteriormente elaborar una propuesta para restaurar el espacio degradado. Es una petición que ya ha superado los primeros trámites y que ahora aguarda la decisión final de la Comisión Europea, que podría llegar en unos dos meses según Cruz.

El director del comité espera de la mesa de los fosfoyesos un salto cualitativo para darle cobertura jurídico administrativa al órgano de los expertos. José Borrego asegura que cuando el comité ha empezado a trabajar se ha econtrado con cuestiones desconocidas hasta ahora, y que no estaban contempladas. Por todo ello hay que redifinir las líneas de trabajo a partir de ahora. Para esa tarea estima una cantidad no por debajo del millón de euros.

Borrego ha explicado que las balsas tienen un problema de estabilidad estructural, causando un efecto muy pernicioso sobre el estuario. En cualquier caso el comité de expertos saluda la vía abierta por el consistorio con la Comisión Europea.

Por otra parte Gabriel Cruz ha pedido reunirse con la nueva ministra de Transición Ecológica para abordar este asunto. Teresa Ribera se ha comprometido con el alcalde a tomar conocimiento de esta problemática para un futuro encuentro.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?