Vecinos y hosteleros del Casco Antiguo critican la poca flexibilidad del sistema de control del tránsito

El presidente de la Asociación de Vecinos habla de "robo legalizado". Los hosteleros por su parte piden la mejora del servicio de transporte público

Críticas desde la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Cuenca al inicio de las sanciones a los conductores que aparquen en las plazas verdes sin ser residentes y a la futura puesta en marcha de las cámaras que limitarán a media hora el tiempo máximo de tránsito por la zona.

Los vecinos consideran que el primer día de funcionamiento fue un caos por la falta de información a los vecinos. Siguen defendiendo que son pocas las 210 plazas verdes que les han concedido teniendo en cuenta que hay unos 700 coches acreditados y que los parkins públicos no les conceden abonos de aparcamiento con vecinos en listas de espera. Además, aseguran que las cuantías de las multas son exageradas. Así lo ha dicho en la SER Gerardo Rubio, presidente de la Asociación de Vecinos del Casco, que ha calificado la medda de "robo legalizado"

Desde la Asociación vuelven a pedir una reunión con el Ayuntamiento y entre las posibles soluciones, una aplicación de móvil que les permita gestionar casos excepcionales como se hace en otras ciudades para mejorar la poca flexibilidad del sistema aplicado en Cuenca.

También con incertidumbre ven la medida los hoteleros y hosteleros de la zona alta de la ciudad. La gerente de la Posada de San José, Jennifer Morter, considera que otras ciudades son más amables con los visitantes a los que se les da soluciones y, sobre todo, mejor transporte público.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?