LA OPINIÓN

El ministro fugaz

Discrepancias con Hacienda. Es una forma de decirlo. Defraudar  es  otra.  El ministro ya más efímero de la historia, el valenciano Màxim Huerta se ha visto obligado a dimitir. Cierto es que desde las primeras horas de su mandato ha sido duramente criticado, por llegar a un ministerio, el de deporte y haber reconocido que hasta la fecha no le había interesado la materia ni lo más mínimo. Sorprendió su nombramiento: escritor, periodista polifacético en televisión, radio, en programas del corazón. En fin, ahora es lo de menos. Una vez conocido que defraudó a Hacienda, y lo que es peor, que de este pequeño detalle no estaba al tanto el presidente Pedro Sánchez, poco recorrido le quedaba ya al ministro valenciano.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?