VÍDEO EN DIRECTOPepa Bueno entrevista al embajador británico en España, Simon Manley

La tierra sigue llorando, y cada vez más alto

La opinión de Ana Díez, médico de familia

5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente. 8 de junio, Día Mundial de los Océanos, ¿Más Días de?, ¿más fechas para que aparezcan en los medios de comunicación? Pues no, ya lo he dicho otras veces. Ni estas ni ningún otro Día de. Y, si me apuras, estas menos que ningún otro, porque estas nos afectan a TODOS, así, con mayúsculas.

Todos respiramos, todos queremos seguir bebiendo agua potable, disfrutar del campo en la primavera, del sol en verano, de la nieve en invierno y de la vendimia en otoño. A todos nos agrada la cara de un niño sonriendo, de un anciano contando historias, de una mujer, de un hombre, de un negro, un blanco o cualquier otra raza. En definitiva, todos queremos vivir rodeados de las maravillas que la naturaleza nos da.

Entonces, ¿se puede saber cómo hemos llegado a la situación en la que se encuentra nuestro planeta, nuestra querida Madre Tierra o nuestra Pachamama, como dicen los peruanos en quechua? ¿Realmente haríamos a nuestra madre lo que le hacemos a la Tierra? Porque, seamos realistas, todos, en mayor o menor medida, tenemos cierta responsabilidad del estado en el que se encuentra.

Tendemos a pensar que la culpa es de las grandes empresas, de los países poderosos, en definitiva, de otros. Sería un tremendo cargo de conciencia pensar que nosotros también estamos implicados en la situación del mundo. Pues, tendremos que aprender a llevar esa carga encima, porque sí, de una manera u otra, todos contribuimos para lo bueno y para lo malo a mantener o estropear el entorno, a hacer felices a los demás o a enturbiar lo que nos rodea.

La pregunta ¿yo qué puedo hacer? tiene muchas, muchísimas respuestas. Porque son miles o millones de pequeñas cosas, de granitos de arena que todos podemos aportar para mejorar el medio ambiente. Podemos empezar por apagar la luz cuando no es necesaria, por ir andando a muchos sitios para no contaminar más, a reutilizar todo lo reutilizable, que es mucho, por pensarlo un par de veces antes de tirar comida a la basura, de talar árboles sin control, de contaminar brutalmente los ríos, de matar animales alocadamente, y no digamos personas,…

Quizás deberíamos anotar todas las noches las acciones que hemos hecho a lo largo del día en favor del mantenimiento de nuestro planeta, con sus plantas y sus animales. También tendríamos que anotar, con total sinceridad, las que hemos hecho mal, las que han podido empeorar aún más el estado de las cosas. Luego tendríamos que comparar ambas anotaciones. Solo así seríamos conscientes de la realidad. Porque doy por hecho que nadie hace mal las cosas conscientemente. Simplemente, no nos paramos a pensarlo.

Ojalá pudiéramos hacer lo que consigue Michael Jackson en un vídeo promocional de Earth song y que todo volviera atrás, al principio, cuando todo estaba bien, cuando el hombre y la naturaleza se respetaban mutuamente.

Como eso no es posible, tenemos la obligación de cuidar la naturaleza, el medio ambiente, pero de verdad. Si no, tristemente, este planeta que parece que ha empezado a agonizar acabará por morir en breve espacio de tiempo. Y todos habremos tenido parte de culpa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?