¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El mal hábito de retirarse la cera del oído

La cera sirve de impermeabilizante y limpiar los oídos con bastoncillos puede originar daños

El verano es una de las estaciones en las que se da con más frecuencia la otitis, una infección caracterizada por el dolor que puede ser intenso si no se trata con rapidez. Se produce en el conducto auditivo externo, "una cavidad que no está tan bien aireada como otras zonas de la piel del cuerpo y, por tanto, a la que afectan más las temperatuas altas y la humedad", explica el doctor Carlos Saga, otorrinolaringólogo de Policlínica Gipuzkoa.

Según explica el doctor, los niños tienen otitis con más frecuencia."Probablemente la frecuencia no tenga una relación directa con la edad sino con los hábitos. Pasan mucho más tiempo en el agua en verano, tienen conductos audivitos más pequeños y, por lo tanto, tienen otitis externas con alta frecuencia". No solo se producen otitis tras los baños sino que también con la sudorazión se pueden producir. Las causantes con las bacterias que pueden estar en el agua y que también con mucha frecuencia "viven en la piel. Hay estudios que demuestran que aguas en buenas condiciones tienen también una indicencia de infecciones altas y probablemente tengan relación con las bacterias de cada persona", explica el doctor Saga.

Cuando se produce una otitis se rompen las condiciones de protección de la piel. Los gérmenes penetran dentro de la piel y pueden crecer debajo de la capa superficial y producir una infección que, en el oído, debido a que la piel está muy adherida al hueso, la inflamación produce un dolor muy intenso. El tratamiento suele ser tópico, unas gotas que actúan de forma rápida. "El problema es que, si la inflamación es muy importante, las gotas no entran en el conducto, entonces se prescribe medicación oral, sobre todo antiinflamatoria. Si no se trata correctamente, a veces no se termina de curar. Tal vez las condiciones favorecedoras de la infección se mantienen y se puede reactivar la infección".

Prevención

La buena noticia es que, en muchas ocasiones, la otitis se puede prevenir, por ejemplo, mediante la utilización de tapones para el baño, porque evita que penetre el agua, pero solo aquellas personas a las que un especialista se las haya recomendado. Sobre la limpieza, el doctor Saga sostiene que  "limpiar la cera del oído no tiene nada que ver con la higiene y desprotege al oído. La cera le impermeabiliza. Por eso, se recomienda utilizar  agua y jabón en la ducha lo que nos permita manipular con los dedos y no hacer nada más".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?