Bodegas Olimpia mantiene inalterable el arte de la viticultura

La empresa familiar de Cáseda emprende una senda de crecimiento, fiel a las variedades autóctonas

Berta Pérez de Ciriza, directora de exportación y responsable de comunicación y marketing de Bodega Olimpia. /

De nuevo La Ventana de la Empresa Navarra se ha reencontrado con un sector, el vitivinícola, que define profundamente el amor por las cosas bien hechas. En esta ocasión nos ha visitado la bodega Olimpia, nacida en Cáseda, fundada en 1957 en esa localidad, aunque afincada en la actualidad con infraestructura bodeguera y viñedos en Obanos, Lerga y La rioja. Es, por lo tanto, una bodega navarra con vinos adscritos a dos denominaciones distintas, la Navarra y la riojana.

Su directora de exportación y responsable de comunicación y marketing, Berta Pérez de Ciriza, nos ha contado el fundamento de la actividad vinícola de Olimpia, dirigida en su tercera generación por cuatro hermanos. Nos ha dicho que la subzona de la baja montaña navarra como Cáseda es emblemática por el predominio de cultivo de la variedad garnacha, varietal autóctona por excelencia que la Bodega Olimpia hace como suya como seña de identidad de sus vinos más preciados, vinos F. Olimpia.

Desde hace poco la empresa gestiona además una nueva sede en la localidad de Obanos, una bodega de capacidad productiva superior que dotará de servicio al mercado internacional, su principal objetivo de comercialización y expansión.

En un proyecto de crecimiento, la familia asume un nuevo reto: la adquisición de una bodega en la zubzona de Rioja Alta.

Berta Pérez de Ciriza ha resaltado el esfuerzo de esta empresa familiar por emprender un camino de desarrollo y mayor visibilidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?