MERCADO INMOBILIARIO

Un fondo israelí proyecta un complejo residencial en Mojácar

Adar Capital promueve 96 viviendas y locales frente a la playa de Las Ventanicas

Imagen virtual de la promoción que será la primera que se hace en Mojácar tras la crisis. /

 Adar Capital Partners -fondo de inversión israelí- proyecta un nuevo complejo residencial en la playa de Las Ventanicas de Mojácar, frente a la zona de ocio Tito’s que fundara el empresario norteamericano Tito del Amo.

 La promoción, ya con convenio aprobado por el Ayuntamiento, prevé 96 viviendas, 95 garajes, 91 trasteros y varios locales comerciales en los bajos. La importancia de este proyecto reside en que es uno de los pocos suelos del frente costero de Mojácar con clasificación de urbano por la actual normativa, sin tener que esperar al nuevo PGOU.

Se trata del primer proyecto de cierta envergadura -denominado Cantal Homes-que sale adelante después de varios años de ajuste por la crisis del mercado inmobiliario. Adar Capital realizará esta promoción a través de Neinor Homes, la empresa en la que es principal accionista con el 28% del capital, que se convirtió en la primera promotora inmobiliaria que debutó en Bolsa tras la crisis del ladrillo.

Neinor renació en 2015 cuando Kutxabank la vendió al fondo Lone Star que la recapitalizó con suelo como el de Mojácar y la sacó al parqué en marzo de 2017. Posteriormente ha sido cuando el fondo israelí tomó las riendas.

 La compañía, con delegación en Málaga, prevé entregar este año un millar de viviendas con 48 obras en marcha sobre todo en la Costa del Sol, Cádiz y Almería. La inmobiliaria busca la comercialización de un mix de primera y segunda vivienda orientado sobre todo al cliente internacional. Esta nueva promoción de Mojácar se edificará sobre una finca de 15.000 metros donde en los años 80 un empresario local construyó el complejo Indamar compuesto por 73 apartamentos, supermercado, restaurantes, instalaciones deportivas y de ocio, que después pasó a ser propiedad de UGT. Fue refugio de veraneo en esos años de políticos como José Bono y del propio Cándido Méndez, presidente del sindicato propietario. En 2000 adquirió el complejo una sociedad encabezada por el granadino Francisco Segura y otros como el gerente de Almerimatik, Javier Linaza.

 En 2004 fue comprada por la sociedad madrileña Valma, presidida por Demetrio Segura, que tiró abajo el residencial esperando construir uno nuevo, hasta que Kutxabank tuvo que adjudicarse el activo como principal acreedor de la deuda de Valma.

 

Cada vivienda tendrá un precio que oscilará en torno a los 200.000 euros con financiación de Caixabank. La promotora tendrá que ejecutar también un vial público de diez metros de ancho sobre suelo de su propiedad y una rotonda que enlace con la Avenida del Mediterráneo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?