Pilar García

‘La cueva de Tailandia’

El pasado 23 de junio a un entrenador de futbol se le ocurrió internarse en una cueva de Tailandia, acompañado con 12 escolares menores

El pasado 23 de junio a un entrenador de futbol se le ocurrió internarse en una cueva de Tailandia, acompañado con 12 escolares menores.

La gruta tiene unos 10 kilómetros de laberintos, con zonas inundables y pasadizos estrechos llenos de barro, y, desgraciadamente un temporal imprevisto los dejó aislados 9 días hasta que han conseguido dar con ellos.

Imagino a padres y madres desesperados todo ese tiempo, sin saber que ocurrió y la angustia y la pesadilla que estarán viviendo esas familias.

Por suerte y aunque con miedo, se encuentran bien, tras un reconocimiento médico y ahora acompañados mientras se decide como sacarlos de allí, lo que ha despertando gran expectación en todas partes del mundo.

No sé si este hombre conocía la cueva, si tenía conocimientos de espeleología o era un simple excursionista curioso, metiendo a adolescentes a su cargo en una ratonera y poniendo en peligro sus vidas, no sé si llevaba un kit de supervivencia o un simple botiquín o linternas. Tampoco sé cómo han sobrevivido 9 largos días desorientados, demacrados, con hambre y a oscuras.

Dicen que no es tan fácil evacuar al grupo atrapado allí por las condiciones de la cueva y por la adversa meteorología. Se está estudiando enseñarles a bucear para salir por donde han entrado, una zona complicada oscura y peligrosa, anegada de aguas embarradas, lo que conlleva un gran riesgo incluso para los profesionales, o bien esperar los 4 meses que dura la época del monzón con suministros de alimentos. Pero digo yo… ¿Y si es necesaria una alguna evacuación urgente…? Las autoridades y equipos de salvamento lo tendrán previsto, pero cualquier solución en esas condiciones supone un peligro para sus vidas, sin contar las consecuencias de estar tanto tiempo con humedad y a oscuras y el impacto que tendrá la situación en su salud mental. Ahora de nada vale preguntar ¿qué hacia abierta la cueva si es inundable…?

Mas de mil personas trabajando, máquinas y equipos, en lo que va a ser un difícil y lento reto. Habrá que pedir responsabilidades a quien corresponda en su momento, ya sea al monitor o a la institución que tenía que haber precintado esas cuevas en esta temporada, pero ahora lo urgente es pensar cuál sería la solución más rápida y segura para salvarles.

Personas expertas en evacuaciones dicen que pueden ser semanas o meses el complicado rescate, no sabe ni cómo ni cuándo, encima en época de monzones que harán en cualquier momento descargar otra tormenta que siga inundando lo que ahora se está bombeando.

Espero que puedan sacar al grupo de la forma más segura, pero será que yo soy muy protectora, si fuera una de las madres me enfundaría un traje de buzo y me adentraría para acompañarles, al menos que el calor familiar palie en parte esa inseguridad y miedo que deben sentir.

Deseo un pronto final feliz para ellos con los abrazos de sus padres, y ustedes, sed responsables, mucho cuidado en las playas y en la carretera, y, espero que tengamos un buen verano sin sobresaltos.

Hasta la vuelta.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?