El maquinista del Alvia: "Era un accidente anunciado"

Francisco José Garzón, entre lágrimas, ha pedido perdón a las víctimas: "preferiría haber muerto yo si eso salvaba una vida". Afirma que la seguridad de la vía quedaba "en manos del maquinista"

El maquinista del tren Alvia siniestrado en Santiago, Francisco José Garzón Amo, junto a su abogado Manuel Prieto, ha asegurado hoy en el Congreso que se trató de "un accidente anunciado" porque toda la seguridad de la línea y, en concreto, en la curva de Angrois donde se produjo la catástrofe quedaba sólo "en manos del maquinista". Garzón, que comparece en la Comisión de Investigación sobre el accidente, ha pedido entre lágrimas y visiblemente emocionado que fuera otra persona quien leyera la declaración que traía escrita. / ()

El maquinista del tren Alvia que sufrió el accidente en Santiago el 24 de julio de 2013 y en el que han muerto 80 personas, Francisco José Garzón, ha comparecido, visiblemente emocionado, en la comisión de investigación que se ha creado en el Congreso de los Diputados.

Entre lágrimas, ha pedido perdón a las víctimas, y ha solicitado a las autoridades políticas "que lo dejen en paz" porque él es una "persona normal que tuvo un accidente".

Garzón, que ha comparecido acompañado por su abogado ante la Comisión de Investigación sobre el accidente, ha reconocido que sufrió un despiste al recibir una llamada rutinaria del interventor del tren.

En su primera declaración, leída por el secretario de la comisión ante la imposibilidad de hacerlo él mismo por la emoción, el maquinista ha solicitado que se pudiera escuchar en la sesión la grabación completa de la conversación que mantuvo con el puesto de mando de Atocha instantes después del accidente.

Una conversación en la que reconoció que iba a 179 kilómetros por hora y no a 80, tal y como se filtró esos días a la prensa, pero que también contenía una queja, no conocida entonces, sobre la falta de señalización y de medidas de seguridad de la línea.

"Dije que algún día esto iba a pasar, que éramos humanos", ha admitido.

La comparecencia ha tenido que suspenderse durante unos minutos porque el diputado de Esquerra, Gabriel Rufián, trató de reproducir la conversación entre el maquinista y la central de mando minutos después del accidente. Una conversación vetada, que sí ha leído la diputada de En Marea, Alexandra Fernández.

"Las señales solo se pusieron después", ha denunciado el maquinista, que también ha criticado las circunstancias de su detención por parte de la Policía, coincidiendo con la visita del ministro del Interior a Santiago.

"¿Piensa que fue un cabeza de turco?", le ha preguntado la portavoz de En Marea, a lo que el maquinista ha contestado entre sollozos que solo quiere vivir "en paz" y que preferiría haber muerto en el accidente si, con ello, se hubiera salvado algún pasajero.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?