CASO MÁSTER

Nuevas pruebas del trato VIP que recibían alumnos del máster de Cifuentes

El exconcejal del PP, Pedro Calvo, abonó las tasas para examinarse del trabajo final del máster a pesar de haberlo abandonado por "falta de tiempo". Calvo no reconoce su firma en el documento de inscripción, calcado al que presentó Cifuentes

Según la documentación remitida al juzgado que investiga el caso máster por la Universidad Rey Juan Carlos, el exconsejero de Alberto Ruiz-Gallardón y exconcejal del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, solicitó en octubre de 2012 la inscripción en el Trabajo Final del Máster de derecho público del estado autonómico.

Ese trámite administrativo, que se debe completar con el abono de 6,11 euros, se solicita tras admitir el alumno que ha superado todas las asignaturas del máster. Calvo, que declaró ante el juez que no acudió al curso, que lo abandonó y que mostró su sorpresa ante sus altas calificaciones obtenidas sin asistir a los exámenes, no reconoce ni su firma ni su letra en el documento aunque no recuerda si abonó la citada tasa cuyo recibo de pago sí consta en su expediente. Pago que sí realizó unos días después según fuentes próximas al caso.

Parecidos razonables: Calvo y Cifuentes

En la misma documentación figura la solicitud que realizó esos días Cristina Cifuentes para inscribirse en el TFM. Curiosamente la solicitud está redactada con la misma grafía -con un error ortográfico idéntico- como se puede comprobar en la imagen. Una letra que difiere de la de otros alumnos que realizaron el curso.

En el caso de Cifuentes, Calvo o el exrector de la URJC, Dionisio Ramos, las fichas además aparecen incompletas, sin datos elementales como la dirección del alumno.

Cadena SER

Junto a la solicitud de Pedro Calvo, la documentación aporta también el correo de respuesta de la Universidad Rey Juan Carlos, remitido al correo personal de los alumnos, en el que se les avisa de que ese trámite ha sido aceptado por lo que se puede proceder a la descarga y posterior pago de las tasas en el banco.

Cadena SER

Aunque no consta en esa documentación, la SER ha podido verificar que no solo Cifuentes abonó esa tasa, también lo hizo el propio Calvo, que recuerda haber procedido siempre al abono de las cantidades solicitadas por la Universidad aunque no sabe si pagó o no este trámite de acceso al Trabajo Final. Ese trámite figura en el recibo como "gastos de secretaría".

"No hice ni el huevo"

El pasado 21 de junio, Pedro Calvo declaró como testigo en el caso máster. La jueza le exhibió sus calificaciones. Calvo no ocultó en aquella declaración su perplejidad: "No hice ni el huevo". Calvo le dijo a Carmen Rodríguez-Medel que solo se había matriculado: "Nunca fui a clase ni entregué nada".

Coincidiendo con el estallido del caso máster, el propio Calvo admitió que se había matriculado en el curso pero que lo tuvo que dejar por falta de tiempo. Abandonó el máster pero su nombre figura igualmente en la lista de alumnos que solicitaron la realización del TFM.

El correo de Cecilia Rosado

La SER avanzó el pasado mes de abril que la coordinadora del máster ahora imputada en el caso, Cecilia Rosado, remitió un correo a los alumnos que no habian realizado ese trabajo para indicarles que tenían que pagar 6,11 euros. Coincidiendo con esa comunicación, Cristina Cifuentes realizó un abono por la misma cantidad. Cifuentes pagó la tasa cinco meses después de que supuestamente hubiese defendido su trabajo.

El 'chiringuito' de Álvarez Conde

El director del máster que realizaron Cifuentes, Calvo, Casado y otros VIP del PP, está imputado y apartado de sus funciones en la Universidad Rey Juan Carlos. En su visita al juzgado, se negó a declarar aunque Cecila Rosado aseguró que Conde le habría presionado para fabricar las actas falsas que avalaran a Cristina Cifuentes.

Los documentos que aporta la SER, refuerzan las pruebas de la existencia de un grupo de alumnos 'especiales' que no aparecieron por clase, que no se examinaron y los que se les realizaban incluso los trámites administrativos. Una forma de inflar el listado de alumnos y justificar la existencia de este máster. A diferencia de Cristina Cifuentes, en el caso de Pedro Calvo nunca llegó a recoger la titulación y no consta que hubiese pagado las tasas para la entrega del título.

La Universidad Rey Juan Carlos ha anunciado recientemente, la creación de un vicerectorado de Calidad, Ética y Buen Gobierno que garantice que este tipo de prácticas, no se vuelvan a repetir en el ámbito universitario.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?