Caso cerrado

Detenido el autor del crimen de Ciudad Naranco

La Policía ha esclarecido la muerte de un ebanista en 2010, una "espina clavada" que se le resistió ocho años.

Juan Jesús Herranz Yubero, jefe Superior del Cuerpo Nacional de Policía en Asturias /

 

El presunto autor del crimen del ebanista de Ciudad Naranco, ya está en la cárcel, según ha confirmado esta mañana el Jefe Superior de Policía de Asturias, Juan Jesús Herranz Yubero. Queda así cerrada para la Policía una de sus investigaciones laboriosas, “una espina clavada”, como la llegó a definir un anterior jefe superior, Baldomero Araújo. Y es que se ha tardado ocho años en detener a un presunto homicida. Lo más paradójico es que ya estaba en la cárcel: estaba en prisión preventiva en Asturias por otros delitos anteriores, todos ellos relacionados con el robo, al que ahora se añade el cargo de homicidio.

El caso fue esclarecido desde el punto de vista policial hace ya algunas fechas, aunque la Policía lo comunica ahora, cuando el Juzgado de Instrucción nº 4 ha levantado el secreto de sumario. El crimen fue cometido el 11 de noviembre de 2010. Ese día, fue hallado el cadáver del ebanista, Alfredo Suárez, de 61 años, en una nave de Ciudad Naranco en la que trabajaba. Presentaba signos de una violencia extrema, por lo que desde el primer momento se consideró que había sido víctima de un homicidio. Para dar con el presunto autor, fueron seguidas varias líneas de investigación. En un primer momento, se dudó del móvil económico, ya que el cadáver llevaba pertenencias de cierto valor que conservaba. Fue necesario ir descartando varias líneas de investigación que el jefe superior no ha revelado “para no quemarlas”, ha dicho, hasta que finalmente se logró establecer la identidad del delincuente, según ha descrito Juan Jesús Herranz, que precisó que "el móvil fue de tipo económico, lo que pasa es que acabó con una extrema violencia". Herranz explicó que el delincuente fue sorprendido por la víctima mientras asaltaba la nave, lo que derivó en homicidio. Según el Jefe Superior de Policía, "una de las características de la evolución delicitiva del autor a lo largo del tiempo es que ha ido incrementando la violencia que utilizaba". El detenido es un delincuente ya muy conocido por la Policía por otros delitos contra el patrimonio por los que ya estaba en prisión preventiva. Sobre su identidad, Herranz ha sido parco: "R.F.F. es ovetense, está preso y nació en el 81", se limitó a decir.

El jefe superior quiso resaltar que, a pesar del tiempo transcurrido, nunca se abandonó el trabajo policial y alabó la labor de los investigadores que realizaron las primeras inspecciones en el lugar de los hechos, ya que "sin la minuciosidad de la inspección ocular y la recogida de pruebas, no habría sido posible aclararlo". El Cuerpo Nacional de Policía da así por cerrada la investigación de un crimen que se le resistió durante casi ocho años. No obstante, se muestra muy satisfecha de que la autoridad judicial haya corroborado la investigación al decretar la prisión preventiva para el acusado que ahora se encuentra pendiente de juicio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?