¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Fiscalía pide nueve años de cárcel para un preso por abusar sexualmente de otro en una prisión

Los hechos que ocurrieron durante cinco días de julio de 2014 cuando ambos compartían celda en el módulo de Enfermería

Exteriores de la Audiencia Provincial de Sevilla / ()

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado nueve años de cárcel para J.C.C.G como presunto autor de un delito continuado de abuso sexual contra F.J.J.B., por unos hechos que ocurrieron durante cinco días de julio de 2014 cuando ambos compartían celda en el módulo de Enfermería de un centro penitenciario de la provincia sevillana.

Tras la celebración este jueves en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla del juicio, que ha quedado visto para sentencia, la representante del Ministerio Fiscal, que inicialmente solicitaba doce años de cárcel para el acusado por un delito continuado de agresión sexual, ha modificado sus conclusiones, al no quedar acreditada el uso de la violencia ni la intimidación sobre F.J.J.B., quien presenta un retraso mental leve y que durante su declaración ha manifestado "tener diagnosticado bipolaridad".

Por ello, a la vista de la prueba practicada este jueves, la Fiscalía ha solicitado nueve años de prisión para J.C.C.G. como presunto autor de un delito continuado de abusos sexuales. Ha señalado, en la presentación de su informe, que existe prueba de carga "suficiente" para considerar que el acusado, entre los días 17 y 21 de julio de 2014, cuando compartía celda con la víctima y un tercer preso, aprovechando "la inestabilidad mental" de F.J.J.B., quien tomaba medicamentos y estaba bajo tratamiento, para tener relaciones con el denunciante sin su consentimiento.

F.J.J.B., "cinco días después" de los hechos, denunció ante el director del centro penitenciario que J.C.C.G. había abusado de él y le había "obligado" a hacerle una felación y masturbación y "había intentado tener sexo anal" en el baño que se encontraba en el interior de la celda que compartían junto a una tercera persona. Aunque en aquella declaración y en fase de instrucción también señaló que el denunciado le había hecho masturbaciones, este jueves en su declaración en la vista oral no lo ha confirmado.

"Soy inocente, se lo ha inventado"

El acusado, que en el uso de su derecho a la última palabra ha asegurado que es "inocente" y que el denunciante "se lo ha inventado todo", ha negado los tocamientos y masturbaciones denunciados durante su interrogatorio, añadiendo que la víctima "se lo ha inventando para hacerle daño".

J.C.C.G. llevaba más de un año en el módulo de Enfermería trabajando y como lo que se puede considerar un "preso de confianza", según han señalado funcionarios de prisiones que han testificado este jueves y compartía celda con el denunciante. "No me explicó por qué dice eso, me quiere hacer daño", ha insistido, negando que hubiera entrado en la ducha con F.J.J.B. ni con otra persona. Además, el acusado ha subrayado que por estos hechos "no cambió su tratamiento penitenciario", siendo cambiado a cocina como consecuencia de una petición suya cursada con anterioridad.

Por su parte, la víctima, durante su declaración, ha narrado algunos de los hechos denunciados. Así, ha explicado que, estando en el cuarto de baño de la celda "dando de cuerpo", el acusado "empujó la puerta, entró y me cogió la cabeza para que le hiciera una felación". "Me obligaba a hacerlo porque si no lo hacía me pegaba. Me amenazó con matarme". "Quería sexo anal conmigo", ha añadido. "También me obligó a masturbarle", ha declarado.

De otro lado, ha indicado, en contra de su versión inicial, que el acusado no le hizó a él ni felaciones ni masturbaciones. "Lo denuncié cuatro días después porque estaba asustado y no sabía qué hacer", ha reconocido. F.J.J.B. ha recordado que se lo contó a un preso y a la médico del módulo de Enfermería, que en su declaración como testigo ha negado que éste le contará lo sucedido.

"Pasó de verdad lo que cuento", ha respondido a la última pregunta de la Fiscalía, antes de reconocer, a preguntas del abogado de la defensa, que tenía "diagnosticado bipolaridad". No usó el llamador para alertar a los funcionarios que existe en cada celda porque "estaba asustado", ha afirmado.

Los dos funcionarios de prisiones que desarrollaban su labor en el módulo de Enfermería han declarado que no tuvieron constancia de los hechos denunciados hasta que fueron llamados como testigos en fase de instrucción.

Tras la testifical, han ratificado su informe sobre la personalidad de la víctima dos peritos, quienes concluyen que el testimonio del denunciante tiene credibilidad sin apreciar indicios y posibilidad de engaño. F.J.J.B. presenta un retraso mental leve. Además, han añadido que su funcionamiento intelectual impide, de alguna manera, mantener una relato falso en el tiempo,.

De otro lado, han considerado "normal" que la versión de los hechos dada hoy en el juicio por la víctima sea "menos concreta", explicando que la parte central del relato "se mantienen, aunque los elementos periféricos se diluyen".

En este sentido, la defensa del acusado, que ejerce el abogado Enrique Martínez, ha preguntado si olvidar que su cliente le hizo felaciones y masturbaciones a la víctima son elementos periféricos. Las peritos han señalado que no son elementos periféricos, al tiempo que han explicado que el denunciante presentaba un trastorno, entienden que de control de impulsos pero nunca vieron que fuera de bipolaridad.

Tras todo esto, la fiscal ha modificado sus conclusiones y ha presentado su informe. Para la representante del Ministerio Público, los hechos son constitutivos de un delito contra la libertad sexual, donde el acusado, que ejerce como "preso de confianza y de ayuda", presenta "superioridad y dominio de la situación" frente a una persona con "retraso mental leve".

"La violencia y la intimidación no se ha acreditado", por lo que estamos ante un delito continuado de abuso sexual, para lo que, según ha señalado, sí existe prueba de cargo suficiente, aunque no existe testigo ajeno a denunciante y acusado, aunque la declaración de la víctima es "suficiente", añadiendo que "no se da mala relación" entre ellos ni "interés por perjudicarle" en la denuncia.

A su juicio, la declaración de la víctima es "constante y sin variaciones significativas".

Por su parte, el letrado de la defensa ha pedido la libre absolución de su representado porque, bajo su criterio, "no existe prueba de cargo suficiente, por cuanto ningún elemento probatorio que sustentaría una sentencia condenatoria tiene entidad suficiente", y ha aludido a las "contradicciones" de la declaración de la víctima desde su primera declaración hasta la hecha en la vista oral de este jueves.

"No hay hechos acreditados para sustentar la condena, ni para el delito de abusos sexuales planteada como conclusión alternativa de la Fiscalía", ha concluido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?