La Junta deja de controlar la calidad del agua de 106 pueblos leoneses

Lo han solicitado los propios ayuntamientos / El Procurador del Común le has pedido que reconsideren su postura

Controlar la calidad del agua que beben los vecinos es competencia de los ayuntamientos, pero la Junta habitualmente realiza una supervisión de esos análisis que sirve de control doble para garantizar que el agua corriente cumple con todos los parámetros. Esto es lo habitual en toda la Comunidad menos en 160 localidades, 106 de ellas leonesas. Son pequeños pueblos que han pedido dejar de ser supervisados. En muchos casos eso trae aparejado que los ayuntamientos ya no supervisen el agua que beben sus vecinos. Curiosamente varias de estas localidades habían presentado problemas de calidad en análisis anteriores.

El procurador del Común advierte del peligro para los vecinos y ha pedido a la Junta que, en lugar de plegarse a esas solicitudes sin ninguna oposición, fuerce a estos ayuntamientos a someterse a vigilancia periódica. Sin embargo, la Junta lo ha rechazado.

Curiosamente los ayuntamientos reducen este servicio, pero no bajan el precio del recibo a estos vecinos. En algunas provincias como Soria, la Diputación ha solicitado formalmente a los municipios que se replanteen esta decisión. En León, por ahora no les consta que hayan movido ficha. Según el informe del Procurador, esta situación provoca desigualdades y ayuda poco a la lucha contra la despoblación del mundo rural.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?