Concentración en Villalba contra la granja porcina en Zarzuela

La Plataforma sostiene que la Serranía ha apostado por un modelo basado en el turismo de naturaleza que estas instalaciones pone en peligro, mientras el Ayuntamiento y la empresa promotora aseguran que no habrá daño ambiental

Concentración del viernes 13 de julio en Villalba de la Sierra (Cuenca). /

Villalba de la Sierra ha acogido este viernes una concentración de la Plataforma por una Serranía Limpia y Viva, que se opone a la ubicación de una macrogranja porcina en la vecina localidad de Zarzuela. El Ayuntamiento de Zarzuela y la empresa promotora, por su parte, defienden que se van a cumplir todos los trámites y que la instalación no tendrá impacto ambiental, pero sí un beneficio económico para la comarca.

La Plataforma ha criticado que estén proliferando estas instalaciones en nuestra provincia y en Castilla-La Mancha, cuando en el norte de Europa se están rechazando y apuestan por importar carne española. Uno de los portavoces de la Plataforma, Daniel Chacón, ha manifestado que esperan una Declaración de Impacto Ambiental negativa para este proyecto.

Considera que no tiene sentido haber pasado tantos años intentando promover el turismo en el Parque Natural de la Serranía y su entorno, para ahora permitir la construcción de granjas que, según defiende, tendrán un fuerte impacto en el medio ambiente.

Plataforma Stop Macrogranjas

Chacón ha aplaudido también que este movimiento contra las granjas porcinas ha “superado las expectativas iniciales". Este jueves hubo otra concentración ante un Mercadona de la capital, en la que miembros de la Plataforma Stop-Macrogranjas Pueblos Vivos señalaron directamente a esta cadena de supermercados y a su proovedor cárnico, Incarlopsa, como responsables de esta proliferación de las granjas.

Por su parte el alcalde de Zarzuela, Alicio Triguero, ha rechazado este impacto ambiental. Ha defendido que la instalación que se quiere construir en Zarzuela tendrá una planta de tratamiento de los purines, los residuos porcinos, que impedirán que se dañe el entorno. Triguero ha subrayado que se van a cumplir todos los trámites ambientales, pero que no toda la Serranía puede vivir del turismo y hay que permitir que convivan distintos proyectos para impedir la despoblación total de los pueblos.

Desde la empresa ICPOR, que promueve la granja, han defendido que creará 60 puestos de trabajo entre directos e indirectos, y que van a invertir seis millones de euros. Aseguran que la planta generará una riqueza de 700.000 euros anuales en la comarca.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?