Los restos de Franco irán al osario si la familia no los quiere

El intento de bloqueo de la exhumación activará el plan B del ejecutivo.

Francisco Franco y su esposa Carmen Polo durante una visita oficial a Sevilla / Jaime Pato (EFE) /

Ochenta y dos años después del golpe de Estado del 18 de Julio, aniversario que se cumple hoy, el debate legal que se desarrolla en el seno del gobierno de Pedro Sanchez,con varios ministerios entregando informes jurídicos, es que los restos cadavéricos del Dictador irán donde van todos los restos de fallecidos que nadie reclama: al osario.

Esta es la situación a día de hoy ante la negativa de la Familia Franco para determinar el lugar donde desea que reposen. No hay acuerdo con los herederos del general africanista y no parece que pueda haberlo porque los Franco intentan con esa decisión bloquear la exhumación.

El Ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska ha sido tajante al señalar que no hay ningún acuerdo con la familia del militar golpista.

Es más, en el ejecutivo se asume que los Franco no van a colaborar. Se niegan a decidir sobre el futuro de los restos del abuelo y lo hacen porque es lo único que pueden hacer.

El cuerpo de Franco fue entregado por el Rey Juan Carlos para que los custodien los monjes benedictinos de la Abadía ese cuerpo era el de un jefe de Estado, no el de un familiar.

Por eso la familia del Dictador se ha echado en brazos del Prior del Valle que sigue poniendo obstaculos.El ejecutivo no le da mucha importancia al pataleo del Benedictino porque la voz de la Iglesia no está en el Valle.

La voz y la postura de la Iglesia están en la capital de España y en el Vaticano y ya se ha confirmado que no será un obstáculo para la exhumación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?