Las tropas de los Trabuquers marchan a la guerra para defender la villa en su boato del Desfile de Gala

El Desfile de Gala que cerró las fiestas de Moros i Cristians de 2018 acogió a miles de personas, que durante tres horas vieron cómo las distintas filaes sorprendieron con sus coloridos y originales trajes y complejos maquillajes.

Se pudo ver un boato cristiano que escenificó un homenaje a la Ninfa Montgó, que exhortaba sus cánticos al pueblo de Xábia para lanzarse a la guerra con el fin de preservar la villa del ataque de la morisma.

A mitad del desfile, se mostró la marcha a la guerra de los cristianos xabieros que portaron estandartes, lanzas y percusión, además de un elemento sorpresa: un gran dragón que sobrevoló de lado a lado, las cabezas de todo el público.

Por último, tras la victoria, el ejército de los Trabuquers desfiló victorioso mostrando la elegancia de sus caballos, cuadras y jardines. La escuadra femenina estuvo acompañada por la banda de música Miramar y la masculina por la de Beniarbeig. Los Capitanes 2018, Fernando Piles y Virginia Castellano, saludaron desde su carroza de más de 11 metros de longitud.

Paula Andrés, Abanderada Mora, arrancó al frente de su bando. Tras ella fesfilaron Baharis, Almoriscos, Almoradins, Jalufos, Schaitans, Xibia y Al´Tariks. A continuación, María Buigues, Abanderada Cristiana, dio paso a las tropas cristianas. Las filaes Contrabandistes de Xábia, Pirantes de Sant Jaume, Ballesters y Faciners marcharon tras su Abanderada y precediendo a la Filá Capitana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?