¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El coordinador de IU asegura que el asunto de la multa se ha sacado de contexto y no dimitirá

Reconoce que "quizá fue un error llamar a un amigo" para pedirle aclaraciones sobre una sanción que estaba mal puesta

Argüelles ha ofrecido explicaciones en rueda de prensa en la sede de Oviedo, en una comparecencia seguida por los miembros de su dirección. /

Cuarenta y ocho horas después de que el caso de la multa de aparcamiento saltara a los medios, el coordinador general de Izquierda Unida de Asturias, Ramón Argüelles, ha comparecido este martes para ofrecer personalmente explicaciones ante la virulencia de las críticas internas que llegan al punto de pedir su dimisión. Argüelles explica que la multa no se tramitó porque no estaba justificada, y que efectivamente llamó al entonces jefe de la Policía Local de Oviedo pero con la única intención de aclarar un malentendido. Y por supuesto, no piensa en dimitir.

 Argüelles cree que la frase recogida en el sumario de la Operación Enredadera como parte de las grabaciones a los sospechosos -el famoso “Te debo una, cabronazo”-  se ha sacado de contexto. Quizá porque el pinchazo telefónico no captó una llamada previa de su parte al entonces jefe de la Policía Local de Oviedo, José Manuel López, -al que considera un amigo- pidiéndole que le aclarara si el permiso de carga y descarga del que goza IU como inquilina de un inmueble en el casco antiguo no le protegía frente a multas como la que acababa de encontrarse en el parabrisas del coche de la organización que él suele utilizar. Es sabido que López se encargó de que la multa no se tramitara. No hubo prevaricación porque la multa estaba mal puesta. Si pudo haber un error y un lenguaje inapropiado, reconoce Argüelles, pero simplemente pidió aclaraciones y posteriormente agradeción "un favor", pero en ningún caso había una invitación a prevaricar.

El coordinador de IU dice no entender las críticas de sus compañeros de partido sin haberle escuchado, pero también que no le sorprenden, y les atribuye mala fe. Eso sí, aunque les concede el derecho a atacarle, no conseguirán su objetivo de hacerle renuncia. De hecho cuenta con el respaldo de su dirección y dice que nadie la ha pedido la dimisión.

A José Manuel López, investigado como partícipe de la trama del Caso Enredadera, Argüelles y al que conoce de su etapa en la Dirección General de Seguridad Pública, le sigue considerando un amigo, y como tal le desea que prueba probar su honorabilidad y salir indemne de la imputación. Le califica como "una buena persona".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?