Foz regula el uso nudista y el acceso de animales a las playas del municipio

El ayuntamiento aprobó en el último pleno la ordenanza de uso de los arenales de su territorio

El ayuntamiento de Foz, en la costa de Lugo, aprobó en el último pleno municipal la ordenanza reguladora del uso de playas. Un documento que entre otras cosas establece en qué arenales del concello se va a poder hacer nudismo y en cuáles se podrá acudir con mascotas, entre otros asuntos.

La corporación decidió destinar al nudismo la playa de Os Alemáns o de Los alemanes, un arenal que ya venía usándose desde hace años para está práctica. Según el regidor de la localidad de A Mariña, Javier Jorge Castiñeira, la diferencia a partir de ahora será que los socorristas podrán multar a quien pretenda hacer nudismo en otra zona del litoral foncense. Castiñeira destacó que hasta ahora los socorristas tenían que apelar al buen juicio de los usuarios al pedirles que se tapasen en las playas, “ahora podrán multar porque ya está regulado y solo se puede hacer nudismo en Os Alemáns”.

Por otra parte, la elección de la playa de Tupide, se hizo por petición del resto de grupos ya que en un principio el Grupo de Gobierno había propuesto otros arenales más alejados del caso urbano Sarrido y Os Alemáns. Sin embargo, el resto de grupos -a pesar de que vecinos se oponían- consideró más adecuada esta playa más cercana al casco, pero tiene pocas posibilidades de tener bandera azul por lo que entienden que la presencia de animales no perjudicaría al arenal.

El regidor explicó que el acceso a la playa por parte de las mascotas se autoriza bajo unas determinadas normas. Entre otras cuestiones los perros no podrán estar sueltos. Castiñeira resaltó que en la actualidad cualquier “municipio turístico tiene que tener alguna playa autorizada para animales” y señaló que el único problema radica en garantizar la buena convivencia entre usuarios y bañistas.

Por otro lado, el alcalde destacó que a petición de Costas y dentro de esta ordenanza se cambió la normativa que regula el uso de casetas y cambiadores en la playa de A Rapadoira. Se reducen los años de derecho de uso a dos, medida con la cual se quiere reducir la larga lista de espera que había hasta ahora para acceder a estos servicios y hacer un reparto más justo.

El alcalde consideró que la nueva normativa "muy completa y moderna" y enfatizó que por otro lado era "necesaria para la convivencia de todos los usuarios" al tiempo que señaló que servirá también para "aportar seguridad jurídica a los socorristas" pues según indicó "en ocasiones tenían problemas para dar órdenes o incluso para saber cuáles eran sus atribuciones".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?