La Guardia Civil incauta 600 kilos de pulpo ilegal en un restaurante de Santa Pola

El restaurante había acumulado cientos de kilos para la temporada veraniega, que mantenía ocultos en tres congeladores

Bolsas de pulpo ilegales /

Agentes del SEPRONA de Alicante, detectaron la semana pasada que varias embarcaciones de pesca, descargaban parte de la pesca y las introducían en un vehículo particular.

La Guardia Civil realizó un seguimiento al personal de estas embarcaciones que, con el vehículo, se dirigieron un restaurante de Santa Pola. Una vez allí, introdujeron la carga en el restaurante, por lo que los agentes procedieron a realizar una inspección.

La carga resultó ser pulpo recién pescado que no había pasado por los controles sanitarios pertinentes. Los agentes, además, descubrieron que lo escondían en otro local, que se utilizaba para almacenarlo en tres congeladores, en los que encontraron 600 kg de pulpo sin documentación acerca de su procedencia.

Todos los productos de pesca que se comercializan deben pasar unos controles sanitarios en la lonja para evitar posibles intoxicaciones.

Al no disponer de información básica como dónde y cuándo se habían pescado, o si eran aptos para el consumo humano, los agentes del SEPRONA decidieron incautar todo el pescado que, una vez comprobado que eran aptos para el consumo, fueron entregados a un centro benéfico.

El restaurante podría haber comercializado todo el pescado almacenado por unos 7.000 euros, a pesar de que el precio pagado por la mercancía era considerablemente inferior, al no haber pasado los pertinentes controles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?