Últimas noticias Hemeroteca

La Vespa velutina sigue avanzando más de 20 kilómetros al año

Ya se han detectado ejemplares cerca de la capital palentina

La avispa asiática o Vespa velutina sigue avanzando a un ritmo de entre 20 y 30 kilómetros al año sin que aparentemente se encuentren los medios para frenar a esta 'especie invasora', muy agresiva con las abejas. Los apicultores del norte de Burgos son los primeros de la comunidad que han sufrido su presencia pero estos peligrosos insectos ya se extienden por casi toda la provincia y han entrado en Palencia.

La presidenta de los apicultores de Las Merindades, Yolanda Martínez, llama la atención sobre la gran expansión de estas avispas. Solo el Ayuntamiento del Valle de Mena ha matado en el último año 800 avispas reina. Se trata de la única manera de acabar realmente con un enjambre, porque si la reina sigue viva la colonia continúa activa y construye un nuevo nido en la zona. "Puede parecer una cifra muy alta y preocupante, para los apicultores y para los ciudadanos, pero es solo la punta del iceberg, porque no incluye las avispas que se eliminan con las trampas que instalan los apicultores, que también son una cifra importante, aunque más difícil de precisar", explica Yolanda Martínez.

Uno de los apicultores de la zona más afectada, Ángel Nava, cree que la presencia de la Vespa velutina será permanente y cada vez afectará a más territorio. De hecho, las colonias avanzan ente 20 y 30 kilómetros al año y ya se han detectado ejemplares en la sierra de la Demanda, y las cuencas del Ebro y del Pisuerga, incluso cerca de la capital palentina. "No se frenarán siquiera al llegar a la costa y acabarán pasando a África porque ya se han detectado también ejemplares en las Islas Baleares", asegura este apicultor.

Los apicultores insisten en pedir que las administraciones tomen medidas contra estos avispones y doten a los apicultores de mejores herramientas para eliminar los nidos de estos insectos. Nava advierte del riesgo de que se baje la guardia porque parece que este año parece que hay menos ejemplares. Lo que ocurre es que el exceso de lluvia ha retrasado el proceso de cría y ha provocado una alta mortandad de avispas, igual que ha ocurrido con las abejas. Los nidos son más pequeños pero siguen estando en una zona cada vez más amplia.

Se trata de unos insectos especialmente peligrosos que, aunque no son especialmente agresivos con los humanos pueden provocar daños importantes. Además, al daño económico que provocan en las explotaciones de miel de los apicultores al matar abejas, incluso a enjambres enteros, se suma el hecho de que las abejas son también polinizadoras y su actividad en ese plano es fundamental para muchas especies vegetales y, sobre todo, para los frutales.

Este fin de semana se celebra en Espinosa de los Monteros la XI Feria regional de la miel, en la que se tratará el riesgo que supone la presencia de la Vespa velutina pero también la alta mortandad de enjambres como consecuencia de la elevación de las temperaturas y el exceso de lluvia de este año hasta fechas demasiado avanzadas, que han retrasado el proceso de recogida de polen.

De hecho, el responsable de apicultura de la Unión de Campesinos, Juan Carlos Merino, estima que la mortandad de abejas ha superado el 30% de los enjambres, lo que se traducirá en una reducción de la cosecha de miel.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?