Últimas noticias Hemeroteca

Los alumnos con autismo tienen tres veces más riesgo de sufrir acoso

Son potenciales víctimas de bullying en las aulas según los datos que se desprenden de una investigación del Hospital Gregorio Marañón y la Universidad Complutense. El riesgo de sufrir acoso es tres veces mayor que el de los alumnos que no sufren un trastorno.

Este estudio, del Hospital Gregorio Marañón y la Universidad Complutense, constata que tener un trastorno del espectro autista o cualquier otra necesidad educativa especial es un factor de riesgo a la hora de sufrir acoso en las aulas. "Lo que vemos es un incremento en la victimización en este grupo de alumnos, un patrón que orienta a que las personas con necesidades educativas especiales están siendo víctimas de acoso escolar más frecuentemente", explica Covadonga Martínez, doctora del servicio de psiquiatría del niño y el adolescente del Hospital Gregorio Marañón.

Esta unidad, junto a investigadores de la Complutense, ha podido comprobar hasta qué punto los alumnos con autismo están expuestos al bullying. "Cuando se comparan estos resultados con los que se ven en la población que no tiene trastornos, vemos una diferencia significativa. Existe un incremento en tres veces en el riesgo de ser víctima en el grupo de personas con TEA y un riesgo incrementado en 2 veces de ser víctimas de victimización verbal".

Ese riesgo aumenta si hay una mayor escala de autismo, si el menor tiene síndrome de asperger o mayores dificultades para hacer amigos. El alumno que es víctima de acoso entra en un círculo vicioso, según este estudio, porque las consecuencias de sufrir acoso agravan su trastorno. "Se ha descrito un incremento en el distrés psicológico, la presencia de síntomas internalizantes, de trastornos de ansiedad, de conducta suicida que parece incrementarse en al menos tres veces y también peores resultados académicos". Por estos motivos el estudio cree fundamental incluir la evaluación del riesgo de acoso escolar en la evaluación clínica rutinaria de las personas con TEA.

El estudio forma parte de un proyecto de esta unidad de psiquiatría del Marañón y de psicólogos educativos de la Complutense que arrancó el curso pasado en las aulas de los colegios de la Comunidad y que va a continuar el curso que viene. El objetivo es conseguir un programa preventivo que pueda reducir el acoso escolar en chavales con necesidades especiales

La primera fase ya está hecha, el estudio, el análisis de los datos; ahora queda el proyecto piloto que van a llevar a las aulas madrileñas. "Vamos a escoger centros escolares que tengan al menos 10 aulas por centro, que tengan alumnos con necesidades educativas especiales escolarizados en aula ordinaria y que tengan aulas TEA. Los vamos a monitorizar y a distribuirlos al azar entre recibir la intervención que dura un curso escolar o ser evaluados de forma periódica como en el grupo de intervención".

Una vez finalizado el estudio, el siguiente paso del proyecto será formar a profesores y padres, intervenir sobre los alumnos afectados y poner en marcha un programa educativo que les permita trabajar con todo el alumnado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?