"Llegué a Bilbao en julio y tengo cita para marzo"

Yves salió de Costa de Mafil hace dos años huyendo de la situación política de su país, hace unas semanas solicitó el asilo en Bilbao pero tiene que esperar nueve meses hasta que los trámites se pongan en marcha

Yves con dos de sus compañeros en la puerta de la Kultur Etxea /

La lista de espera para solicitar asilo en Bilbao supera los nueves meses. Algunos de los solicitantes tienen cita para marzo del próximo año. Es el caso de Yves, tiene 29 años y tuvo que salir de su país, Costa de Marfil, por motivos políticos. Estuvo a punto de morir ahogado cruzando el Estrecho en una barca que construyó con otras 51 personas. Hace algo más de tres semanas llegó a Bilbao y está decidido a quedarse. "Busco un lugar tranquilo en el que empezar de nuevo y olvidarme de todo lo que me ha tocado vivir. Me gusta España y estoy aprendiendo a hablar castellano, quiero concentrarme y seguir con mi carrera".

Yves es músico. Tuvo que huir de su país porque en sus canciones denunciaba las actuaciones de su Gobierno. En Bilbao vive en un centro de acogida para migrantes y sueña con conseguir la solicitud de asilo. Cuando se acercó a la comisaría para comenzar los trámites le pidieron “todos los datos, nombre, foto, huella dactilar” y con ese papel “fui a CEAR donde me están ayudando para seguir en el proceso y en septiembre me reuniré con uno de sus abogados”.

Hasta entonces no le preocupa qué será de él. Confía en que la red de vecinos de Bilbao La Vieja siga a su lado. Es consciente de que no va a ser fácil, pero estar con sus compañeros le alivia, "me ayuda de forma psicológica para poder seguir y afrontar lo que viene; yo les animo cantando”. Le gustaría crear un “centro de peregrinaje anual de artistas” para mezclar diferentes culturas y aportar su experiencia como cantante.

En la misma situación se encuentra Drissa. Tiene 28 años y salió de Mali después de que "los yihadistas entrasen en la ciudad" y matasen a su padre. Como Yves, Drissa también quiere quedarse en Bilbao pero “hasta el 8 de febrero no tengo cita. CEAR me está ayudando y este mes me aconsejarán sobre qué debo hacer". Asegura que no quiere viajar más, “he podido llegar hasta aquí y quiero integrarme”.

En 2012 se marchó de su país y hasta llegar a Bilbao pasó por Marruecos, Algeciras, Barcelona y Madrid. Drissa quiere obtener el asilo para “poder conseguir un trabajo y estar dentro del mercado laboral”. Trabajó como soldador, pero también le gustaría acceder a un hotel o a la construcción porque dice, “puedo realizar otros oficios”.

Hasta conseguir todo esto les faltan por lo menos nueve meses, mientras Yves canta esperando a que llegue el día de su cita para la solicitud de asilo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?