¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El caso Enredadera acorrala al alcalde de León

Antonio Silván evita una mocción de censura presentada por el PSOE gracias al apoyo de Ciudadanos

El alcalde de León, Antonio Silván, a su llegada al pleno extraordinario / ()

La operación Enredadera ha puesto contra las cuerdas al alcalde de León, Antonio Silván, que de momento se aferra al cargo valiéndose, una vez más, de Ciudadanos. Son sus socios de investidura con los que ha aprobado la mayor parte de los proyectos de calado en esta legislatura.

La conversación de Silván con el empresario Jose Luis Ulibarri, en la que le informa de la adjudicación de un contrato en tiempo real ha provocado una tormenta política en León . Sin embargo, esto parece haber afianzado los lazos entre ambas formaciones conservadoras.

La oposición forzó a Silván a comparecer ante un pleno extraordinario para explicar esa charla con Ulibarri. Paralelamente el PSOE inició los trámites para presentar una moción de censura. "Sería una mocción al estilo Pedro Sánchez, es decir, el PSOE sería quien gestionaría la administración hasta llegar a las elecciones”, afirmó su portavoz. Toda la oposición en bloque, a excepción de Ciudadanos, firmó la moción y pidió a Silván que dimitiera para evitar el trámite.

El alcalde, lejos de aceptarla, respondió acusando a la oposición de actuar sin ética y se negó a abandonar el cargo argumentando que, por ahora, ningún juez le ha imputado delito alguno en esta causa. Para Silván “algunos magnifican las consecuencias de lo publicado y justifican sus compromisos en la ética”.

Durante el pleno no soltó prenda sobre los detalles de la conversación. Ni siquiera se refirió una sola vez en dos horas de sesión a Ulibarri y, a cambio, se sacó de la manga una comisión de investigación con la que convencer a Ciudadanos. Les ofreció la presidencia y la cabeza de su concejal de Obras, José María López Benito, también imputado en la trama. Benito dio un paso atrás para no convertirse en la “coartada del grupo de Ciudadanos para justificar un cambio de gobierno”.

A Ciudadanos esto le bastó para descartar la moción de censura del PSOE. Entre la oposición y el PP, eligieron mantenerse al lado de los ‘populares’ aferrándose a una comisión que no saben cuándo va a ponerse en marcha, como va a desarrollarse, ni quien va a comparecer.

Sin embargo, para la portavoz de Ciudadanos será la solución a esta crisis política municipal ya que “lo prioritario es averiguar lo que está pasando y luego hablar de repartir sillones”, afirmó. Para el resto de partidos, se trata de “un pasteleo” en el que ya han anunciado que no van a participar.

Pero no solo Silván sale salpicado de la trama Enredadera. El último capítulo afecta al exconcejal que en la anterior legislatura fue grabado avisando al presunto cabecilla, el empresario Ulibarri, de que tenía los teléfonos pinchados. Un hecho que afirmó haber realizado “sin mala atención”.

El sumario todavía sigue desgranándose y promete seguir marcando el ritmo político leonés en lo que resta de verano porque la trama mantiene en el ojo del huracán a los alcaldes de otros cuatro municipios leoneses: Astorga, San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre y Villarejo de Órbigo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?